Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración Aceptar

Así gana el Madrid

Sergio Álvarez por Sergio Álvarez @gegi01 - 213 +57k

Pin
El Real Madrid mató en la prórroga. EFE

El equipo blanco se impone con clase en la prórroga a un Bayern de Múnich roto y perjudicado por las decisiones puntuales del colegiado del encuentro Viktor Kassai.

Habrá debate. El Real Madrid-Bayern perpetró la clásica frase 'Así gana el Madrid' hasta el extremo. Para unos, los blancos, su equipo pasó por encima del Bayern y mereció la goleada con la que acabó el encuentro tras la prórroga. Para otros, los que no son aficionados del Real Madrid, el equipo volvió a ser ayudado en los momentos clave por el colegiado del encuentro.

Ambos tienen su cuota de razón. Porque el Madrid fue muy superior al Bayern en el cómputo general de la eliminatoria, pero no fue capaz de traducirlo en el marcador, en parte por mala puntería y en parte por una nueva actuación espectacular de Manuel Neuer. Pero también fue ayudado en algunos momentos por el colegiado, que perdonó la segunda amarilla a Casemiro y expulsó a Vidal por una acción en la que el chileno tocó claramente el balón. Contra 10, el Madrid también marcó uno de sus tres goles en posición antirreglamentaria y otro en posición dudosa. Casi nada.

El Bayern no se rinde.

El Madrid-Bayern hizo honor a lo que es, uno de los 'Clásicos' por definición del viejo continente. Los bávaros, sabedores de que tenían que marcar al menos dos goles, metieron en su área al Madrid desde el inicio. Marcelo, inmaculado durante todo el choque, salvaría a su equipo tras un pase de la muerte de Alaba a Thiago, mientras en la otra área Vidal vería una tarjeta amarilla que le condicionaría para todo el choque prácticamente en su primera entrada. Justa, eso sí.

Los alemanes eran poseedores del esférico y el Madrid esperaba su oportunidad, que llegó con el bajón físico de los de Ancelotti. Todo el dominio de los bávaros estuvo a punto de quedar en nada por los primeros problemas en defensa de los alemanes, que otorgaron claras ocasiones a Sergio Ramos -sacó Boateng bajo palos- y Kroos.

Pero al descanso se llegó con el resultado inicial, fundamentalmente por la escasa definición de Cristiano en un contragolpe en el que el portugués se quedó prácticamente mano a mano con Neuer. También en las últimas acciones de la primera parte tuvo lugar una amonestación clave a Casemiro, que tendría que jugar al borde de la expulsión durante toda la segunda mitad.

Penalti y locura.

Al contrario que en la primera mitad, el Madrid salió mandón en la segunda, pero el Bayern pronto echaría atrás a los de Zidane con una ocasión de Robben que Marcelo salvó bajo palos. En la acción siguiente, Casemiro derribó dentro del área a Robben y Lewandowski por fin pudo abrir la lata.

Fueron los peores minutos de un Madrid miedoso, que jugó con fuego y estuvo a punto de quemarse. Robben subía como la espuma en un duelo que pasará a la historia con Marcelo y servía el 0-2 a Vidal, que envió a las nubes las esperanzas de los alemanes casi nada más sacar de centro el Madrid.

El Bayern vivía de la posesión y los blancos aspiraban a un contragolpe decisivo, que pudo llegar en una cabalgada de Carvajal fantásticamente tapada por un incombustible Hummels. El central, tocado durante todo el partido, dio una demostración de lo que es dejarse el físico por un equipo.

Ancelotti se decidió a cambiar a Xabi Alonso, errático en el regreso a 'casa', e hizo un flaco favor a los suyos. Casemiro encontró espacio y centró al punto de penalti, donde no perdonó de cabeza Cristiano. 1-1 y eliminatoria solventada.

En teoría, porque la práctica plasmó el empate de los bávaros. Balón al área blanca y lío entre Nacho y Ramos, que acaba metiéndose en propia portería el tanto del 1-2. Quedaba aproximadamente un cuarto de hora y el Bayern sólo necesitaba un tanto para llevarse la eliminatoria.

Kassai, decisivo.

El Madrid, entonces, no supo si esperarse a la prórroga o ir definitivamente a por el partido. La ecuación triunfal se la dio Kassai, que perdonó la segunda amarilla a Casemiro por una entrada dura a Robben y le mostró la segunda amonestación a Vidal acto seguido por una acción en la que el chileno le sacaba el balón limpio a Asensio.

Los de Zidane se volcaron a por el tanto en los escasos minutos que quedaban, pero ambos conjuntos terminaron firmando la prórroga. Fue como posponer la tragedia para el Bayern, pues los de Ancelotti, rotos, acabarían viniéndose abajo en la prórroga.

Lo hicieron con un tanto en fuera de juego de Cristiano, en la última acción de la primera mitad de la prórroga, y uno más que dudoso en la reanudación, en una acción imperial del mejor Marcelo, que se coló entre los dos centrales bávaros y le dio en bandeja el tanto al portugués. Cristiano completó el partido más importante de la temporada como sólo él sabe hacerlo, con un nuevo 'hat trick' y callando bocas... hasta en su propia casa.

El 4-2 lo haría Asensio en una jugada individual excelsa y Ancelotti pidió una clemencia a su ex equipo que le fue otorgada, pues el Real Madrid hubiera metido 6 si se lo hubiera propuesto. Semifinales totalmente merecidas para el equipo blanco, aunque con una cuota de polémica que quedará grabada para siempre... Así gana el Madrid.

Follow BeSoccer on Facebook