noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Adrián da más que tres puntos a un Málaga en el chasis

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 2 2,147

Pin El Málaga sacó petróleo de El Sardinero. LaLiga
El Málaga sacó petróleo de El Sardinero. LaLiga

Adrián da más que tres puntos a un Málaga en el chasis

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 2 2,147

Con solo nueve profesionales en el plantel, el Málaga fue sobreviviendo y derribando obstáculos en el partido hasta que un cabezazo de Adrián a seis minutos para el final le dio los tres puntos. El Racing ya sabe lo que cuesta puntuar en Segunda.

Lo que ganó el Málaga vale más que tres puntos. Y trasciende lo deportivo. De pronto, con el equipo en cuadro por la falta de fichajes y la imposibilidad de inscribir a jugadores, sacó una casta bestial, que compensó tanto mal rato en pretemporada y le devolvió a ese abrazo simbólico con La Rosaleda al término de la pasada campaña. 

Sensacional la casta y la profesionalidad de los Víctor, con solo nueve profesionales en la lista, y la lesión de Luis Hernández en el ecuador de la primera mitad. Ejemplar también la moraleja para el Racing en su retorno a la división de plata; aquí se necesita más que merecerlo. 

El guion fue el esperado: el ímpetu de los locales ante unos blanquiazules desnortados. Entre Munir, la mala puntería cántabra y la madera, el cero en el marcador fue un milagro. Se lo merecían los locales, parecía una cuestión de tiempo el primero. 

Pero el Málaga supo resistir. Con el afán de los chavales, Ismael o Hugo, dejándose ver. Pero sufriendo atrás una barbaridad. Hasta que a falta de 20 minutos para el final, de pronto se acabó la gasolina local. Y comenzaron a llegar los blanquiazules a la potería contrario. 

Apretaba y apretaba el Málaga, que apilaba llegadas ante Luca Zidane, quien frustró por dos veces a Dani Pacheco. Y a siete del final, Hugo metió la punta del pie a dos metros de la portería, pero el cuerpo del meta tocó lo justo para que la bola se quedara en el poste. 

El Racing se asustó, así que las tablas parecían un buen pacto. No obstante, pundonoroso a más no poder, el equipo de Víctor buscó abrazarse a la fe. Y la encontró. Centró Renato Santos, cabeceó Adrián en un gran giro de cuello. Y todos a correr: los locales a por el árbitro, pidiendo agarrón del madrileño; los visitantes, a las gradas con los pocos valientes que allí había. 

El VAR ha llegado a la categoría de plata, aunque en esta ocasión pareció que tanto Adrián como Mario Ortiz se agarraban y no había motivos para anular el 0-1

El palo desarboló a los santanderinos, que no encontraron argumentos para el empate, sí la segunda amarilla de Mario Ortiz. El Málaga lo celebró casi como un título; ese sabor tenía. 

BeSoccer

BeSoccer

noticias 331K RANK 1
lecturas 815M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook