El Brujas marcó uno de los goles de la jornada. EFE

por Juan Ribón - 03/10/2018 5,151

El paseo nunca fue tal

Había un ambiente de optimismo hasta desmedido en la previa del Atlético-Brujas. Parecía que los rojiblancos vencerían fácil a la 'cenicienta' del grupo, pero el Brujas estuvo mucho más peleón de lo previsto. El Atlético sufrió para doblegar al campeón belga.

Hay partidos que son dos encuentros en uno, con dos tiempos claramente diferenciados. No fue el caso. De hecho, en el Metropolitano ocurrió algo muy curioso: las dos mitades fueron sorprendentemente similares.

Básicamente, y en resumen, en ambos comenzó atancando el Atleti, marcando mediado y terminó dando un paso atrás, sufriendo ante los envites de un Brujas que sólo obtuvo recompensa al término del primero de los dos periodos.

Simeone traicionó sus principios y 'engañó' a la UEFA con su alineación. Parecía su clásico 4-4-2, pero como el Brujas jugaba con defensa de tres, Simeone optó por variar y poner también tres centrales.

La alineación de (casi) siempre, una táctica nueva

Lucas no fue lateral, jugó de central, y la banda la recorrió Saúl. El otro carril era de Santiago Arias, y la jugada no le salió mal al Cholo. Tuvo muy buenas ocasiones en el arranque, aunque también el Brujas tuvo sus opciones.

Pasado el cuarto de hora, Simeone puso a calentar a Filipe. Algo pasaba con algún defensor, y no estuvo claro hasta el descanso: Giménez sintió molestias en el muslo y no pudo jugar la segunda parte.

Los mejores minutos del Atleti

Pero hasta eso, muchas cosas pasaron. En el minuto 20 Griezmann, el hombre del partido sin duda alguna, dispuso de la primera gran ocasión, pero recibió el genial pase Lemar (qué buenos ratos van a dar al aficionado 'colchonero' estos dos) estando en fuera de juego.

La ocasión dio alas al Atleti, que pasó a encerrar sistemáticamente al Brujas en su campo, casi en su área. Un córner tras otro, y parecía que el gol llegaría en cualquier momento.

Así fue. Lo botó Lemar, pero no progresó. Tuvo que ser el propio delantero francés, en segunda jugada, quien pusiese en el segundo palo el balón para que Griezmann batiese a Letica por bajo.

El castigo a la indolencia

Entonces el Atlético se relajó. Craso error. Dejó llevar al Brujas la iniciativa, pero no para coger aire y volver a apretar en busca del segundo. El Atlético dio un paso atrás y el Brujas le apretó las tuercas.

No sufrían los rojiblancos, pero el gol no tiene por qué llegar en un balón parado, o tras una combinación dentro del área. Puede llegar si dejas que un jugador con gran disparo como Danjuma le pegue con espacio desde la frontal.

El holandés, de ascendencia nigeriana, marcó el que quizá sea el gol de la jornada en la Champions. Su golpeo, duro y al palo largo, fue inalcanzable para Oblak.

A cinco del final, el esquema se le rompió a Simeone, quien agradeció el descanso para reordenar a los suyos y aclarar ideas.

Tras éste, el Atlético volvió a su defensa de cuatro, entrando Filipe por Giménez y pasando Lucas al centro de la zaga con Godín. Y la historia se repitió.

¿Repetimos?

Fue mejor el Atleti, buscó el gol y encerró al Brujas, hasta que en el minuto 67, tras sentar a Thomas y meter a Correa, Griezmann volvió a hacer de las suyas. Costa le puso el balón en vez de encarar a Letica y el francés anotó su particular doblete.

Pero el gol le costó un alto precio al Atlético. Diego Costa cayó lesionado, presumiblemente en el frenazo para asistir a Griezmann, y Simeone deshizo sus cambios, metiendo a Rodri en lugar del delantero.

Tuvo más ocasiones de engrosar el resultado el Atlético, pero no aprovechó esa inercia positiva recibida tras el gol. Y el Brujas, espoleado por sus cambios ofensivos, dio el paso adelante que se le esperaba.

Cambio de guión

Falló una tras otra el Atlético a la contra, pero por fortuna para los rojiblancos, el gol belga no llegó en esta ocasión. Sí la sentencia, tras otra diablura de un Griezmann que hoy, de forma innegable, marcó el devenir del encuentro.

Cuerpeó con su rival, le dejó atrás y se la puso a Koke para que, esta vez sí (desperdició un par de ocasiones antes que por suerte el Atleti no ha echado en falta), batiese a Letica e hiciese el 3-1 definitivo.

Un 3-1 engañoso, porque el Brujas mereció por momentos incluso algo más que el empate. Pero hacerle gol al Atleti es una cosa muy complicada. Hacerle dos, más.

Suma seis puntos el Atlético, pleno por el momento, y lidera el grupo empatado con el Borussia, que también ganó su encuentro de esta jornada. El Brujas, como el Mónaco, se queda con cero puntos.