noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Es una trampa, Leo

Pin Análisis de Argentina en la Copa América 2019. EFE
Análisis de Argentina en la Copa América 2019. EFE

Es una trampa, Leo

Ismael Touat por Ismael Touat @besoccer_es - 0 5,429

Argentina, otra vez por contar con la figura de Leo Messi en sus filas, encabeza la nómina de favoritas para alzarse con una Copa América que se la venido escapando de forma sistemática en los últimos 15 años y que irrumpe en mitad de un proceso de reconstrucción de la 'Albiceleste' que queda temporalmente suspendido la presencia del '10'.

¿Por qué en suspenso? Leo es la respuesta. Hay una Argentina sin Messi y otra con Messi. Sin el rosarino, el conjunto albiceleste puede seguir acomiendo las variantes previstas, las modificaciones necesarias, los cambios estudiados. Sin Leo de por medio, Argentina tiene la excusa: no hay favoritismo, el torneo servirá para probar piezas con más futuro que presente. El caso es que Messi está, se ha apuntado a la competición. Ha obrado incontables milagros futbolísticos. La llamada del zurdo del Barcelona le multiplica las urgencias a la Selección Argentina. No en vano, ser el mejor conlleva responsabilidades.

Esta Copa América es toda una trampa para Lionel Messi, capitán, acaso la figura más golpeada por sus propios compatriotas, anhelantes todos de los años en los que Diego Armando Maradona besaba el oro de la Copa del Mundo. Una trampa porque, si la gana, el análisis dirá que ya era hora, tercera final en tres ediciones seguidas, se hizo lo que debía hacer; pero si no la gana, ay, si Messi no levanta el trofeo en Maracaná...

De 2014 a 2016, aunque en análisis choque con ello y no haya victorias de por medio, Argentina completó un ciclo notable, cercano al sobresaliente, que no pasará a la historia por cuestión de centímetros. Los centímetros que llevaron a Higuaín a ponerse en fuera de juego ante Alemania, los centímetros que a Leo le faltaron para batir a Neuer; los centímetros que tanto Higuaín como Messi lamentaron cuando sus lanzamientos en las tandas de 2015 y 2016 volaron por encima del travesaño. En el Mundial, Alemania venció en la prórroga, mientras que en Chile y Estados Unidos el título se decidió desde los once metros. En 2018 no hubo lucha posible: la pujante y musculosa Francia pasaba por encima de un grupo tan orgulloso como envejecido. Ley de vida.

Los detalles juegan y a Argentina no le han acompañado. Por ello los futbolistas albicelestes portan un cartelón de perdedores que no se ajusta a la realidad. Messi ha pisoteado tópicos con su fútbol de seda, sus cientos de goles marcados y sus decenas de trofeos levantados. Agüero o Di María se han hartado de coleccionar copas. El creciente fervor por el resultadismo ha hecho mucho daño a la Selección, que además alimenta el drama. "Quiero ser campeón más por Lío que por mí", decía Agüero. Como pincharse el dedo índice y meterse en la piscina con un tiburón.

"Hice todo lo posible para intentar ganar algo y la verdad es que ya está. No se dio, no lo pude conseguir. Ya lo venía pensando. Era ésta o ya está. Hice todo lo posible". Con estas palabras Leo Messi dejaba en 'shock' a todo un país que lloraba la no consecución de un título que por tercer año consecutivo se volvía a acariciar. El Mundial de 2014 enterró ilusiones. La Copa América 2015 tuvo epílogo cruel para Argentina. La pesadilla se repitó un año después, en el torneo Centenario. Messi dijo que ya no pasaba más por esto.

"Es por el bien de todos", es una de las frases que soltaba un lloroso Messi, que minutos antes se había dejado media camiseta por fallar su penalti y las lágrimas por perder otra final. La frase encierra la clave de todo: él se sabe observado, vigilado, lógicamente porque su fútbol legendario le han puesto en los altares del deporte rey por los siglos de los siglos. Sin su presencia, la cual se confirmó con el paso de los meses y las buenas sensaciones post-Mundial de las que él apenas partició, Argentina habría dado continuidad a su reconstrucción y búsqueda de nuevos mimbres sin la emergencia que supone encontrarse entre los aspirantes. Con el jugador del Barça de por medio, los argentinos se preguntan "¿y si...?". Leo se arriesga a otro imposible.

Todos los ojos en Leo Messi

Del delantero del Barcelona sobran sesudos análisis. Llega a la Copa América tras firmar una de sus temporadas más brillantes, quizá una de las mejores de su carrera (aunque suene obsceno decirlo) a nivel individual. Campeón en Liga y ganador de la Bota de Oro, ha llegado a Brasil sin demasiado acoplamiento a los engranajes de Lionel Scaloni. La derrota en Anfield ha manchado su temporada y la mácula se hizo más grande con la final de Copa del Rey perdida ante el Valencia.

51 goles y 19 asistencias ha dado en su temporada con el Barcelona. Es su curso con menos minutos disputados desde la 13-14, cuando sufrió varias lesiones. La Copa América sería su primer títulos con la Selección absoluta, aunque el de Rosario se cuenta la medalla de oro de los Juegos de Pekín 2018.

El mejor goleador de la 'Albiceleste' será la gran estrella de la competición, máxime cuando su amigo Neymar se la pierde por lesión.

Jugador a seguir: Gio Lo Celso

El jugador del Betis viene de hacer una temporada excelente. Media Europa se lo quiere llevar. Numéricamente ha roto sus propias marcas y, lo más importante, conecta con Messi. Sabe perfilarse para asociarse con Leo, algo que jamás ha podido hacer Paulo Dybala, sin ir más lejos. Claro que sus virtudes brotan cuando se encuentra cerca del área y no en la medular como es posible que Scaloni lo alinee.

Lo Celso ha explotado como 'trescuartista' y en un equipo que no va sobrado de talento emerge como pieza clave. Con el Betis, en LaLiga, 16 goles y cinco asistencias jalonan su buen año.

Ilusiona Lo Celso al tiempo que expone otra realidad compleja para Argentina: muchos de sus jugadores apenas tienen poso con la 'Albiceleste'. Ni Tagliafico, habitual en Champions y campeón con el Ajax, destaca por ello: 15 partidos como internacional absoluto el carrilero izquierdo. La Copa América se le ha presentado demasiado pronto al combinado de Scaloni, al tiempo que tiene que lidiar con las urgencias obligadas por la citación de Messi.

Argentina, obligada a pasar en el Grupo B

En la Copa América pasan los dos primeros de cada grupo (hay tres) y los dos mejores terceros. El deber llama: Argentina y Colombia se disputan el primer puesto, mientras que Paraguay y Catar buscan un sitio. Ojo a Catar, campeona de Asia y al alza gracias a los métodos importados de 'Can Barça'. Paraguay, entrenada por Berizzo, no llega en buena línea. La Colombia de Queiroz, sustentada por James Rodríguez y un buen puñado de buenos talentos, amenaza el supuesto dominio de la 'Albiceleste' en el grupo.


Los 23 elegidos por Lionel Scaloni *

Porteros: Juan Musso (Udinese), Franco Armani (River Plate) y Agustín Marchesín (América de México).

Defensas: Renzo Saravia (Racing Club), Nicolás Otamendi (Manchester City), Germán Pezzella (Fiorentina), Nicolás Tagliafico (Ajax), Marcos Acuña (Sporting de Portugal), Juan Foyth (Tottenham), Ramiro Funes Mori (Villarreal) y Milton Casco (River Plate).

Centrocampistas: Guido Pizarro (Tigres), Guido Rodríguez (América de México), Leandro Paredes (PSG), Giovani Lo Celso (Betis), Roberto Pereyra (Watford), Rodrigo de Paul (Udinese) y Ángel di María (PSG).

Delanteros: Paulo Dybala (Juventus), Lionel Messi (Argentina), Sergio Agüero (Manchester City), Lautaro Martínez (Inter de Milán) y Matías Suárez (River Plate).

La lesión del guardameta Esteban Andrada obligó a la llamada de Juan Musso el 14 de junio de 2019.

Ismael Touat

Ismael Touat

noticias 4,255 RANK 7
lecturas 45M RANK 5
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook