noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Cara de tulipán, alma de cactus

Pin Cara de tulipán, alma de cactus. EFE/ManuelBruque
Cara de tulipán, alma de cactus. EFE/ManuelBruque

Cara de tulipán, alma de cactus

El Ajax mantuvo y afianzó su liderato en Mestalla. Los holandeses, con una gran primera mitad, arrasaron a un Valencia que, pese al resultado, mereció mejor suerte en el área contraria. Parejo falló un penalti clave con 0-1.

El Valencia se pinchó en Mestalla. Lo hizo contra un tulipán con alma de cactus. Y no precisamente porque se encerrara bajo una capa de púas, sino porque cada vez que el Valencia se acercó a su rival salió espinado.

El Ajax suele contar con la simpatía del gran público. Su filosofía parida por Cruyff y su gran papel del año pasado en la Champions, unidos a la juventud y cara de inocencia de sus últimas estrellas, así lo facilitan. Pero no se fíen de la risa de un niño.

Tampoco había que hacerlo de esa inocencia que suele acompañar al Ajax. Y eso que esos De Ligt o De Jong ya no están. Los que ahora tiran del carro no son tan querubines, pero mantienen esa simpatía.

No llegaba el Ajax a Mestalla como un rival al que temer más de lo normal. Con algun tropiezo en Liga, algo extraño en Ámsterdam, y las salidas importantes en el mercado, su papel en la Champions parecía reservado a dejar una buena imagen. Pero ya es líder, invicto e imbatido.

Todos los elogios que se lleva el cuadro holandés no implica un mal partido del Valencia. De hecho, los de Celades bien podrían haber celebrado tres goles... o ninguno, que fue lo que pasó finalmente.

Los Ziyech, Van de Beek, Quincy Promes y cía salieron con el cuchillo entre los dientes. Tanto que el primer tanto llegó a los ocho minutos. Y llegó porque a Ziyech le salió de la mismísima zurda. El marroquí, desde fuera del área, le recordó a Cillessen que el portero moderno no puede vivir adelantado de fábrica. Porque hay bestias, como él, que saben cómo pegarle a un balón y que lo que llegue sea un meteorito.

A once metros de la reacción

Si bien el mazazo fue duro, la reacción local fue impecable. Se rehicieron los de Celades y fruto de ese ímpetu llegó el penalti que provocó Guedes en el minuto 23. El portugués sigue sin llegar al nivel que dejó en el pasado, pero su aportación en ataque cuando tiene el día es tan innegable como necesario.

Pero Parejo mandó a las nubes el penalti y, según comprobaron pocos minutos después en Mestalla, las esperanzas de remontar. Tras el fallo del centrocampista, una jugada de 'chupón del recreo' de Maxi Gómez fue el preludio del segundo tanto del Ajax. Rodrigo se quedó eternamente esperando un pase que nunca llegará.

A la jugada siguiente, Quincy Promes puso el 0-2. El ex del Sevilla remachó en el área un balón al que contibuyeron muchos. Ziyech, con una gran acción sobre línea de fondo; Gabriel Paulista, con una torpeza impropia de partidos en los que se juege sobre césped (e incluso artifical); y Van de Beek, que, cuando quiso tirar, acabó habilitando a Promes.

Lejos de rendirse, el Valencia siguió creyendo en algo que, por lo que se ve, tiene en la madera a su kryptonita. Rodrigo mandó al palo un remate en el área que pudo cambiar mucho los ánimos al descanso. La madera le negaría otro tanto al '19' del Valencia, pero Ziyech, que repitió el zurdazo del 0-1, también se topó con el "no" del palo.

De más a nada

El Valencia, pese a todo lo vivido, demostró que mentalmente anda bastante fuerte. Es lo que tiene vivir en el desorden diario. Que te acostumbras.

De hecho, salió a comerse a su rival desde el 46'. Onana, con una gran parada, y la madera anteriormente reseñada de Rodrigo, la segunda para él, evitaron una emoción que se la merecían el partido y Mestalla. Pero, ¿cuántas veces hemos dicho que aquí no valen los méritos y sí los goles? Pues aquí va otro ejemplo más. Tras un par de avisos del Ajax, Van de Beek puso el 0-3 en el minuto 67. Se plantó ante Cillessen tras un gran pase de Tadic y ajustició al portero con un derechazo seco, duro y tajante. Este pinchazo sí terminó de desangrar al Valencia.

Hasta el final, se jugó a lo que quisieron unos y no quisieron otros. Un papel que fue cambiando de manos. No es fácil jugar con 0-3 en contra, pero la dignidad terminó siendo el motivo 'che' para dar la cara hasta el final. Cillessen dejó un paradón en la recta final antes de que el colegiado decretara el final de la función.

El Ajax se queda como líder invicto e imbatido de su grupo, mientras que el Valencia, con tres puntos, es tercero tras la victoria del Chelsea en Lille.

Carlos Torregrosa

Carlos Torregrosa

noticias 3,500 RANK 14
lecturas 33M RANK 9
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook