noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

China se sube al carro de las nacionalizaciones

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 1 802

Pin Elkeson (o Ai Kesen) es el último nacionalizado por China. AFP/Archivo
Elkeson (o Ai Kesen) es el último nacionalizado por China. AFP/Archivo

China se sube al carro de las nacionalizaciones

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 1 802

China tenía un proyecto. China quería ser protagonista en Catar 2022, y aspirar a ganar el Mundial de 2026. Pero sus planes no están echando raíces, y la Federación está echando mano de un viejo recurso, la nacionalización de futbolistas. Elkeson, el último por ahora.

Nacionalizar jugadores no es algo nuevo. Se lleva haciendo largo y tendido. España lo ha hecho, con Diego Costa, con Marcos Senna, con Donato... Y China, el orgulloso país de los más de mil millones de habitantes, está empezando a hacerlo también.

¿Quiere decir esto que China ha fracasado en su plan de convertirse en una potencia futbolística? Más bien parece querer decir que le han fallado las cuentas, o que se pasaron de optimistas en la Federación.

China lleva un tiempo potenciando el fútbol. Su fútbol. Es un deporte cada vez más popular, y desde la Federación han intentado que, pese a las estrellas, el producto patrio sea cada vez mejor.

Así, en China se han permitido entrenadores (y seleccionadores) extranjeros. También futbolistas de campo. Pero no porteros. Por eso no vemos a Casillas o Buffon yéndose a contar billetes al Lejano Oriente.

China sabe que no hay que empezar la casa por el tejado, y vetando los guardametas extranjeros se asegura tener lo mejor de lo mejor (dentro de lo que hay) en su Liga.

Ese era el pilar fundamental para su plan de conquista (futbolística) mundial. Con los jugadores de campo las restricciones son menores, pero también las hay.

China esperaba volver a un Mundial, tras perderse los de Alemania, Sudáfrica, Brasil y Rusia. No clasificarse para este último fue un palo, y el objetivo se retrasó a Catar 2022. La meta era ganarlo en 2026 o 2030.

Pero entonces China le vio las orejas al lobo. Y empezó a tener no ser capaz de llegar a Catar. ¿Que hay que hacer? ¿Seguir con el proyecto pese al fracaso o enderezar el rumbo aunque haya que saltarse sus propias normas autoimpuestas?

China ha hecho lo segundo. Ha empezado a nacionalizar jugadores. Nico Yennaris fue el primero. Este inglés de ascendencia china debutó en junio, y a él le ha seguido Elkeson. O Ai Kesen (o Jisen), tal y como se leía en su camiseta.

No será el último. Se habla de otros brasileños 'en el horno', así como el peruano Siucho. China quiere estar en Catar 2022 a toda costa.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 377K RANK 1
lecturas 926M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook