noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

De todo menos gol de Cristiano

Pin Cristiano, la atracción del Chievo-Juventus. EFE
Cristiano, la atracción del Chievo-Juventus. EFE

De todo menos gol de Cristiano

La Juventus sufrió para ganar al Chievo Verona en un partido que tuvo un accidentadísimo final y en el que los 'bianconeri' tuvieron que remontar un 1-2 en contra.

Pasó de todo en el Estadio Marcantonio Bentegodi, lleno hasta la bandera para no perderse el debut de Cristiano Ronaldo. Un estreno de carácter mundial, con teles de medio planeta peleándose por dar su primer partido oficial como 'bianconero'. "Bienvenido a la Serie A", se leía en una imagen de 'Sky' con la fotografía de Cristiano señalándose el escudo. Cristiano ahora es el emblema.

Pero el nuevo símbolo del 'Calcio' se quedó a cero. Discreto primer partido de Cristiano Ronaldo ante un Chievo Verona que le sujetó bien y que incluso soñó con el triunfo. La famosa pegada de la Juve volvió a hacer acto de presencia.

El final tuvo de todo, como el desvanecimiento de Sorrentino, que dio el susto y fue retirado en camilla. Goles anulados, goles extemporáneos... Al final, Bernardeschi, que entró en la segunda mitad, se proclamó héroe del encuentro.

Khedira abrió la lata

El partido se le puso pronto de cara a la Juventes. Ni tres minutos tardó Khedira en cazar un balón suelto tras un mal despeje de córner del Chievo. La Juve se apropió del balón y el delantero luso bajaba al centro del campo a combinar.

Jugó bien Cristiano, pero estuvo menos acertado en lo que mejor se le da: el remate. Paladeó el gol con un disparo desde la frontal tras pase de Cuadrado. No entró. Luego se desesperaba porque el colombiano no le daba el balón y prefería mandarla a la grada con un disparo defectuoso.

El Chievo apenas pasó del centro del campo en la primera mitad, pero en una de sus acometidas Stepinski remataba de cabeza a gol un servicio al corazón del área. Cancelo, que fue de más a menos, demostró que el ataque se le da mejor que la defensa: penalti sobre Giaccherini nada más comenzar la segunda mitad. Gol del propio Giaccherini.

Allegri metió a Bernardeschi y Mandzukic y la Juventus, con más empuje y fe que brillo, metió al Chievo en su área. Sorrentino solventaba no obstante todo aquello que le llegaba a los tres malos. En un córner, cómo no, la Juventus puso el empate. Entre Bonucci y Bani hicieron el 2-2.

Locura final

Los minutos finales fueron de locura: CR7 y Sorrentino chocaron, éste se desplomó, Mandzukic remató y la sacaron bajo palos. La tecnología de gol determinó que había legalidad en el tanto, pero el VAR rebatió esta decisión: hubo falta sobre Sorrentino. El portero del Chievo, con la mirada perdida, dio el susto y fue retirado en camilla.

Al final, ni Cristiano, ni Dybala, ni el habitual redentor croata: fue Bernardeschi el que emergió en el segundo palo para hacer el 2-3 en el 93' y dar la victoria a la Juventus. Pura Juve... pero no puro Cristiano, quien aún debe cogerle el pulso a la Serie A.

Ismael Touat

Ismael Touat

noticias 4,372 RANK 6
lecturas 47M RANK 5
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook