noscript image

Denis convierte el naufragio en revolcón

Pin El Barcelona se llevó una derrota menos dolorosa. EFE
El Barcelona se llevó una derrota menos dolorosa. EFE

Denis convierte el naufragio en revolcón

De penalti, y a cinco minutos para el final, el Barcelona le metió bastante maquillaje a su derrota en Valencia. Pudo haber salido goleado ante un Levante muy bravo. Los canteranos acabaron señalados y sustituidos. Paco López, la 'kryptonita' de Valverde.

La Copa y el Barça son un idilio casi inquebrantable. Desde la final de 2014, cuando el Real Madrid galopó a lomos de Bale para una carrera icónica ante Barta, esta competición tiene un dueño tirano. Nadie había conseguido darle un susto como este del Levante. El revolcón de la ola fue importante, pero no definitivo. 

Gracias a la tonelada de maquillaje que supuso el 2-1 a falta de cinco minutos. Coutinho firmó el gol, Denis Suárez, el rescate merced a un doble regate que 'obligó' a Coke a hacer penalti. La aciaga noche azulgrana pintaba a doble drama: una derrota de muchas piedras en la mochila para la vuelta y volver a cerrar un partido sin goles. 

El Barcelona encalló, pero al menos evitó el naufragio. La secuela puede ser que para el choque de vuelta igual tiene que tirar de Messi o algún peso pesado. Y más le vale a Valverde hacerlo, porque la moraleja del Ciutat de València fue el tremendo susto por apostar por los menos habituales y la chavalería. 

El técnico 'culé' compuso un equipo de teloneros en defensa y 'unplugged' en ataque. Y pronto se dio cuenta del error. Porque en 17 minutos caía por 2-0 y Cillessen ya acumulaba dos intervenciones decisivas. Y porque al minuto 55 ya había quitado a Miranda y Chumi del campo. 

Le salió cruz a Valverde

A los canteranos les pesó la responsabilidad del duelo y la intensidad del Levante. Además, no fueron los mejores escuderos para el día del estreno de Murillo, quien alternó despistes y algún corte decisivo. Cabaco remató solo a los cuatro minutos, Boateng y Mayoral conectaron con suma facilidad para el segundo. 

Con Sergi Roberto en el campo en la reanudación y Lenglet poco después, Valverde asumía el error de echar a sus jóvenes defensas a los leones. Eso sí, la zaga quedaba remendada, el ataque seguía siendo el de un recreo de colegio: cada uno quería hacer la guerra por su cuenta. Sobre todo cuando el balón era para Dembélé, tan valiente para asumir galones como desesperante en la finalización. 

Parecía que Malcom sería el falso '9', y lo acabó siendo el galo. Eso sí, para falso el partido del brasileño, de nuevo muy gris. Mandó un claro mano a mano al cuerpo del portero y después no llegó por centímetros al servicio de Semedo. Aunque Aitor Fernández también se fue al descanso con alguna intervención de mérito. 

Con Morales perdonando el tercero ante Cillessen, a este Barcelona irreconocible le tuvo que sacar la cara Denis Suárez, que está en la rampa de salida. El gallego se inventó un doble regate dentro del área que llevó a Coke a derribarle. Coutinho, impotente toda la noche anotó la pena máxima, que dejó esa sensación final de derrota en el Levante y victoria en el Barça. 

Remontar un gol no pasaría a la historia como una de las noches más mágicas del Camp Nou, pero ahí quedan este 2-1 y el 5-4 del año pasado como serio aviso de Paco López, el hombre que más ha desconectado a Ernesto Valverde hasta la fecha. 

José L. Malo

José L. Malo

noticias 808 RANK 23
lecturas 10M RANK 17
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook