noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo App Huawei

El Alcoyano deja en vergüenza al Madrid

Pin El Alcoyano hizo el 1-2 con un jugador menos. EFE
El Alcoyano hizo el 1-2 con un jugador menos. EFE

El Alcoyano deja en vergüenza al Madrid

Otro ridículo del Real Madrid en la Copa del Rey, y van... Ante el Alcoyano, rival de Segunda División B y con un futbolista menos, los de Zidane escribieron otra página negra en la historia 'merengue'. Sin mordiente, sin decisión y con una defensa lamentable, los de la Castellana se fueron a la prórroga en El Collao y acabaron sucumbiendo sin capacidad de respuesta. Mucho mérito también para su rival, que henchido de confianza y con un José Juan absolutamente desatado eliminó al gigante.

El Real Unión, el 'Alcorconazo', el ridículo con Cheryshev en Cádiz, el Leganés... y el Real Madrid patentó el 'Alcoyanazo'. El equipo de Zinedine Zidane quedó eliminado de la Copa del Rey 2020-21 a las primeras de cambio, en dieciseisavos de final, a manos del Alcoyano. Un rival de la Segunda División B, tercera categoría del fútbol español este año, la cuarta el próximo.

Con un jugador menos, el club alicantino tumbó al Madrid en una prórroga que pasará al libro de los horrores del club. Fue una mezcla de todo, de falta de ambición a ratos, de mucho mérito del rival en todo momento. Zidane continúa con su desgracia en la Copa, nunca la ganó como jugador y tampoco pasó de cuartos de final como entrenador. Esta vez le tocó irse a casa en dieciseisavos.

Habrá que ver cuáles son las consecuencias de este golpe con la mano abierta. Tras caer en la Supercopa de España en semifinales, el Madrid quería reponerse y lo que se acabó encontrando fue otro episodio de desgracia que se recordará durante años y años. Una herida a la que habrá que poner cura con la mayor de las exigencias tanto en Liga como en la Champions.

El partido fue tedioso durante casi los 90 minutos reglamentarios. Pocas ocasiones y más de un 70% de posesión para el conjunto blanco, al que el Alcoyano cedió todo protagonismo con la esperanza de salir a la contra. Se prodigó poco, no generó mucho peligro, aunque el marcador tan corto le permitió atosigar al final.

Y claro, así acabó el Madrid. No es que especulara, pero otra vez sufrió para marcar lo que no está en los escritos. Con Mariano en punta, al hispanodominicano no le llegó un solo balón dentro del área. Se desesperó, fue una isla y probó remates injustificados porque estaba harto de no oler la pelota. Por detrás, nulo mordiente más allá de algún tiro de Valverde o alguna llegada de Lucas Vázquez.

Del uruguayo nació la primera ocasión del Madrid y la primera parada de un José Juan que le dio la noche al rival. Con 41 años, 42 en cinco días, este eterno de Segunda (Ciudad de Murcia, Granada, Lugo, Elche...) se sigue moviendo como un chaval. Sin él, el Alcoyano no habría podido forzar la prórroga. Vinicius o Lucas Vázquez soñarán con él. Lo dijo un tuitero genial como 'Rajadores del Fútbol': el vigués sustituye a Pablo Infante como calvo ilustre de la Copa del Rey.

Militao se estrenó en la última de la primera parte

Visto lo visto, el 0-0 al descanso no habría sido una locura, pero al Madrid le vino el único chispazo para adelantarse. En la última jugada del partido, Isco cedió para Marcelo tras un córner rechazado y el brasileño la colgó al segundo palo. Ahí llegó su compatriota Éder Militao para lanzarse y cabecear al fondo de la portería.

No jugaba Militao desde el 31 de octubre. Defenestrado por Zidane en aquel bochorno de Champions League contra el Shakhtar Donetsk unos días antes, parecía difícil volver a verle. Al final, la ausencia de Nacho o Ramos y las rotaciones le permitieron reaparecer en Copa. De una manera un poco aleatoria, acabó metiendo su primer gol con la camiseta blanca.

Puede que Zidane se oliera algo, porque en la segunda mitad solo hizo un cambio. Quitó a Mariano y metió a Benzema, y el Real Madrid pudo ampliar el marcador y quitarse de problemas. Pero no, le va la acción. Como decíamos, José Juan tiró de una agilidad tremenda para desesperar a Lucas Vázquez y sobre todo a Vinicius.

Cierto es que fue más error del brasileño que otra cosa, pero a 12 minutos del final, Vinicius pudo hacer la sentencia. Se encontró a José Juan fuera del área y lo que se le ocurrió fue disparar de primeras en lugar de cualquiera de las otras opciones más acertadas. Estrelló el balón en las piernas del guardameta y se llevó las manos a la cabeza.

Luego, Lucas cabeceó y se topó con una mano genial abajo del vigués. Casemiro fue al rechace y Raúl, que hizo un partidazo, sacó el balón sobre la línea. Habría quedado en anécdota si el Madrid no le hubiera permitido envalentonarse al Alcoyano. Tras aguantar con entereza, Vicente Parras mandó a todos para arriba en los balones parados y encontró el premio.

Empate en una defensa lamentable

A los 81 minutos, Lunin despejó un saque de esquina que iba cerradito y forzó otro. Ahí llegó el empate. Ramón López colgó el esférico al segundo palo, se paseó por encima de la defensa del Real Madrid y encontró completamente solo a José Solbes. Le marcaba Vinicius, pero el error fue en conjunto de todo el equipo blanco, que sabía que su rival estaba acumulando hasta siete y ocho jugadores.

Tras la enésima tapada de José Juan, el partido se fue a una prórroga que abochornaba a Zinedine Zidane. El rostro del francés era un poema, más cuando veía que el Alcoyano seguía generando peligro. La cosa era evitar los penaltis y Vicente Parras seguía mandando a todo su equipo arriba. Mejor morir de pie que vivir de rodillas, sería su planteamiento.

Asensio, Lucas Vázquez lo seguirían intentando. Entraron al campo Toni Kroos y Eden Hazard, se cambió el esquema para ir a por todas. Se creía el Madrid con el viento de cara cuando el Alcoyano se quedó con un jugador menos a diez minutos del final de la prórroga. Ramón López vio la segunda amarilla por una falta sobre Casemiro y se fue llorando del campo.

Pero su llanto no tardó en transformarse. De la tristeza y la rabia al alivio y la felicidad. Para terminar de sonrojar al Real Madrid, el Alcoyano ganó el partido con diez. En el 115', los blanquiazules se iban a la contra y volvían a sarle las vergüenzas a la defensa madridista. Juli (que también eliminó a Valencia y Villarreal años atrás) aguantó el balón en la frontal, cedió para Diakité dentro del área y este lo puso en el primer palo para la entrada en solitario al remate de Juanan. Ni rastro de los centrales, ni rastro de Lunin.

Se reía Zidane. Otra imagen que enervará al madridismo tras su sonrisa en la Supercopa. Es su coraza, por dentro debía haber fuego o eso es lo que se espera. El Madrid se vio buscando el empate para forzar los penaltis y no, no lo consiguió. Cayó en Alcoy, ante un rival de Segunda B que merece todo el elogio. Valiente, resiliente, de mucho mérito. Tras la SD Huesca llegó el Real Madrid, veremos qué viene después.

Víctor Miralles

Víctor Miralles

noticias 202 RANK 39
lecturas 1M RANK 33
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook