noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

El Liverpool de los ausentes también arrolla

Pin Diogo Jota volvió a marcar. EFE
Diogo Jota volvió a marcar. EFE

El Liverpool de los ausentes también arrolla

Sin Van Dijk, Joe Gomez, Alexander-Arnold, Salah... al Liverpool le da igual. Con un once de iguales garantías y liderados por unos geniales Mané y Diogo Jota, los 'reds' destrozaron al Leicester para apearlo del liderato de la Premier League y empatar a puntos con el Tottenham, que encabeza la tabla por la diferencia de goles.

El Liverpool vuelve a asomar la cabeza. Tuerto, cojo y con una maldición mayúscula, el equipo de Jürgen Klopp sigue teniendo argumentos suficientes para arrollar, el menos en una Premier League de la que es segundo, empatado con el Tottenham, tras tumbar a un Leicester decepcionante. Pobre partido del equipo de Brendan Rodgers, que llegaba en cabeza y se marcha de Anfield cuarto y goleado.

Veremos hasta dónde llega el afán de superación de este Liverpool, al que ciertamente, pese a su once de circunstancias, no le faltaba calidad. Sin Van Dijk, Joe Gomez, Alexander-Arnold o Salah, sí, pero con un equipo sobradamente de garantías y la actitud correcta. Muy superior a un rival completamente sometido.

Porque con el liderato en juego, el equipo de Jürgen Klopp salió a morder tobillos y a dejarle claro a Schmeichel que tendría que trabajar mucho. Así fue desde el minuto uno, cuando Diogo Jota ya pisaba área, Keïta disparaba desde la frontal y Mané mandaba al lateral de la red un toque de espuela en un córner.

Con esa intensidad 'red', el Leicester se disolvió. Los de Brendan Rodgers no lograban conectar bien y armaban ataques sin mucho argumento. De hecho, apenas llegó a disparar un par de veces en los primeros 45 minutos. Solo la conexión entre Vardy y Barnes agitaba en algo a los centrales del Liverpool, esta vez el recuperado Fabinho y Matip.

El primer gol local llegó en el 21' por cuestión de acoso y derribo. Tras varias intervenciones de Schmeichel, un centro envenenado por la derecha pilló por sorpresa a Jonny Evans, que en un extraño movimiento para despejar el balón se acabó marcando en su propia portería. Una desgracia que, pese a no descomponerse, hizo aún más profunda el Liverpool poco antes del descanso.

Y es que a falta de Mohamed Salah, aún fuera por su positivo en coronavirus durante el parón internacional, Diogo Jota volvió a emerger. El portugués, que también lo había intentado antes, agradeció el genial centro de Robertson con un desmarque y cabezazo en el primer palo que ponía el 2-0. Es el primer jugador del Liverpool que marca en sus cuatro primeros partidos en Anfield, donde por cierto, los de Klopp llevan 64 partidos imbatidos.

La losa del marcador fue demasiado para el Leicester, incapaz de rehacerse para defender su liderato. Los 'foxes' seguían desdibujados, sin mordiente, incapaces de generarle peligro a Alisson. Mientras, el Liverpool hacía pasar los minutos y buscaba el tercer gol, que parecía gafado. Cuando llegaba una vez, la ocasión se convertía en tres en cuestión de segundos.

Parecía de pinball. Evans casi se mete otro cabezazo en propia en una de ellas, y entre Diogo Jota y Roberto Firmino no se lo podían creer en un mano a mano del portugués que fue al palo y le sacó un central sobre la línea en el segundo remate. Ese rechace lo cazó el brasileño, pero intervino otra vez más (la enésima) Kasper Schmeichel.

Al final sí que hubo sentencia. El propio Firmino se resarció en el 86', en un saque de esquina desde la derecha que cabeceó completamente solo. El colofón a una exhibición de este Liverpool aún hambriento. Con o sin bajas, aquel 7-2 queda más que superado. Desde entonces no pierden los 'reds', colíderes de la Premier League junto al Tottenham.

Víctor Miralles

Víctor Miralles

noticias 160 RANK 40
lecturas 1M RANK 33
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook