noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo App Huawei

El Madrid se retrata en Kiev

Pin Dentinho y Solomon ajusticiaron al Madrid. EFE
Dentinho y Solomon ajusticiaron al Madrid. EFE

El Madrid se retrata en Kiev

El Real Madrid estuvo al borde de no depender de si mismo para estar en los octavos de final de la Champions League. Esa es la realidad después de que el conjunto blanco se despeñara ante un Shakhtar Donetsk al que le permitió confiarse. Tras una primera mitad notable, el equipo de Zidane se vino abajo y regaló en sendos contraataques los goles de Dentinho y Solomon, que ya hicieron daño en Valdebebas y lo volvieron a hacer. Ahora, a los madridistas solo les queda derrotar al Borussia Mönchengladbach para estar en octavos de final.

No tiene excusa. El Real Madrid volvió a dar su peor cara y encajó la quinta derrota en 15 partidos oficiales esta temporada en el peor momento. Fue al Olímpico de Kiev a sellar los octavos y se vuelve a Valdebebas con un marrón importante tras perder con el Shakhtar Donetsk, que resistió y se acabó confiando hasta matar y rematar al contraataque al equipo de Zinedine Zidane.

Dos golpes de Dentinho y Solomon dejan al Madrid muy tocado. Tras la victoria del Inter, el Real Madrid recibirá al Borussia Mönchengladbach en el Alfredo di Stéfano con la obligación de ganar. Un empate dejaría en manos del Shakhtar su destino. En este escenario, si los ucranianos vencen en Milán, los blancos quedarían fuera como terceros e irían a la Europa League. Algo que no le ha sucedido nunca en la historia de la Champions League. De perder, podrían verse hasta fuera de competición continental.

Es duro e inexplicable. Lo de este Madrid con el gol es tremendo, porque lo cierto es que no se plantó del todo mal en Kiev. De hecho, propuso y no se fue ganando al descanso de milagro. Los primeros 45 minutos fueron casi un monólogo blanco, pero cuando no llega el gol... La confianza se acabó marchando por el sumidero mientras el Shakhtar se crecía.

La inefectividad se paga. Y nada más arrancar, Marco Asensio ya estrellaba un balón al palo. Tirado a la izquierda y no a pierna cambiada, el balear dejaba en el arranque sus mejores minutos de la temporada con el Madrid, seguramente de los pocos en los que recordó al Asensio previo a su lesión. Intervino mucho más, rompió por pasillos interiores y también trabajó atrás. Le sigue faltando chispa en el uno contra uno, pero es esperanzador verle con confianza.

De hecho, la otra gran ocasión blanca llegó de pies de Asensio, en otra combinación con Karim Benzema. Trubin evitó con una mano felina el gol que el Madrid buscó con insistencia durante toda la primera parte, en la que dominó el balón y se sintió seguro cuando no lo tuvo. Poco tenía que ver el Varane-Nacho con el Varane-Militao del Di Stéfano en octubre... en ese momento. Porque después...

Mientras, una tramada de Nacho casi le cuesta un susto grande al Madrid y la roja a Varane. Pasado el cuarto de hora, el madrileño cedió mal hacia el francés en el círculo central. Por ahí pasaba Júnior Moraes, que metió la pierna y no le dio tiempo a irse solo contra Courtois, porque Varane le derribó. Al final el asunto se quedó en amarilla, pero el brasileño, tras irse en camilla y luego volver al campo, se acabó marchando lesionado y con cara de pocos amigos.

La superioridad era clara, pero el Madrid no metía sus ocasiones. Hubo tranquilidad durante esos primeros 45 minutos en los que el Shakhtar estuvo a merced, en los que el clan brasileño no conectaba entre sí. El equipo de Zidane no aprovechó cinco minutos de total asedio, con su rival nervioso y regalando balones. Y vaya si lo pagó.

Vuelta a las andadas

Porque tras minutos de tanteo en la segunda parte, el Real Madrid volvió a ser el del 2-3 en Valdebebas. Timorato, miedoso, abierto en canal. Los Tetê, Taison, Marlos y Kovalenko empezaron a encontrarse y al contraataque fueron ganando confianza mientras el conjunto blanco se iba haciendo cada vez más y más pequeño.

Benzema era el único bastión arriba en ese momento. De él nacía un cabezazo alto de Nacho tras una buena acción individual frente a Matviyenko, mientras el Shakhtar respondía a través de Taison. Thibaut Courtois tuvo que aparecer para sacarle un remate con la zurda tras superar a Varane, protagonista para mal en el gol del Shakhtar, que llegó escasos minutos después.

En el 57', el equipo de Luís Castro se fue al contraataque, Kovalenko puso un balón que Mendy despejó mal y Varane lo dejó pasar, no se sabe si esperando que Courtois estuviera ahí. El que aparecía con la caña era Dentinho, que superó con izquierda al belga para poner por delante al Shakhtar Donetsk. ¿Se repetía la historia?

Pues iba de camino, porque el conjunto ucraniano perdonaba diez minutos después el segundo. Un mal control privó a Kovalenko de fusilar a Courtois desde el punto de penalti. Entretanto, los blancos esperaban sedientos los cambios. Quienes entraron, ya en el 77', fueron Mariano, Vinicius e Isco, pero no les dio tiempo a cambiar las cosas cuando caía el segundo tanto local.

Y con esto de irse a la desesperada, al Madrid se le olvidó defender. Solomon recibió el balón en el mediocampo y nadie fue a socorrer a Lucas Vázquez, que reculó desesperado ante la conducción del israelí. Nadie, nadie, absolutamente nadie le salió al paso. Cuando Varane quiso darse cuenta, el delantero del Shakhtar estaba rompiendo al palo corto, allá donde no llegaba Courtois, para terminar de retratar a los madridistas.

Era el 82' y no hubo reacción. El Madrid se hundía en Kiev, allá donde años atrás festejaba la Decimotercera, y se complicaba incomprensiblemente la vida. Ahora, el equipo de Zinedine se la vuelve a jugar en Valdebebas. De verse en octavos y peleando el liderato a tener que luchar de tú a tú con el Borussia Mönchengladbach. Ya no hay margen.

Víctor Miralles

Víctor Miralles

noticias 186 RANK 39
lecturas 1M RANK 33
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook