noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo App Huawei

El oficio se impuso a la garra

Juan Ribón por Juan Ribón @ribju - 0 4,154

Pin El Sevilla ganó por la mínima en Mendizorroza. EFE
El Sevilla ganó por la mínima en Mendizorroza. EFE

El oficio se impuso a la garra

Juan Ribón por Juan Ribón @ribju - 0 4,154

Un partido de Liga ha necesitado Abelardo para confirmar que está cambiándole la cara al Alavés. Ha jugado de tú a tú al Sevilla, pero eso no le ha bastado para doblegar a su rival, que se lleva los tres puntos de Mendizorroza gracias al golazo de Suso y al penalti parado por Bono casi al final.

Sensación agridulce para el Alavés, alivio inusitado para el Sevilla. Abelardo ha convertido en un abrir y cerrar de ojos al cuadro vitoriano en un equipo con garra, que ha puesto contra las cuerdas de forma muy meritoria al Sevilla.

La garra y la entrega no ganan partidos, pero ayudan a lograrlo. El Alavés ha tenido de ambas, pero no acierto de cara al gol, y eso es lo que le ha pasado factura.

Para colmo, empezó perdiendo el encuentro desde bien temprano, pues cuando solo habían pasado tres minutos marcó En-Nesyri el 0-1, al rematar en dos tiempos un centro de Jesús Navas que descolocó por completo a la zaga del Alavés.

Aquello fue un revés para los locales, que se descompusieron. Pero la fortuna les sonrió cuando en el 12' Édgar Méndez convirtió en el empate un garrafal fallo coral de la defensa del Sevilla en un saque de banda en el lateral del área.

Sergi Gómez se comió el bote y Édgar metió la cabeza para batir a un Bono que no se explicaba cómo nadie había sido capaz de despejar ese balón.

Y aquello fue lo mejor que le pudo pasar al Alavés. Recuperó, de golpe, la confianza. Empezó a presionar al Sevilla, obligando a su rival a retroceder con el balón hasta su portero, a rifarlo.

Tal era su seguridad, que ni el segundo gol del Sevilla quebró su ánimo. Un gol que llegó en el 30', cuando mejor estaba el Alavés, y que fue un soberbio golazo por toda la escuadra. Suso recibió fuera del área, cogió ángulo y la clavó.

El encuentro no salió de la dinámica en la que lo había metido el Alavés pese al 1-2 del Sevilla, y así se llegó al descanso. Un intermedio que sentó mejor al Sevilla, hasta que los cambios entraron en juego.

Ahí se volvió a decantar la balanza a favor de un Alavés que hacía méritos de sobra para marcar, pero que se topaba una y otra vez con su propia ineficacia. El peligro que generaba era más por demérito de la dubitativa zaga del Sevilla que por sus propias acciones.

Con el Alavés en línea ascendente llegamos a la traca final que tuvo este partido, empezando por el gol anulado al Sevilla, y continuando con el penalti que Bono detuvo a Joselu en el añadido.

Vayamos por partes. Minuto 83. Córner a favor del Sevilla que acaba rematando En-Nesyri de cabeza, y que por puro azar se topa con un Ximo Navarro que acaba empujando el balón en su portería.

El árbitro concede el gol, pero desde el VAR le instan a ver la repetición de la acción, pues el esférico pega en el brazo de En-Nesyri tras su intento de remate. Y tras verlo en el monitor, el colegiado anuló lo que iba a ser la sentencia a este disputado encuentro.

Las emociones no terminaron ahí, porque en el minuto 88 Kounde cometió una discutible mano en el área que fue señalada como penalti. Penalti que tiró tres minutos después Joselu, y que le atrapó Bono, para resignación de Abelardo, en claro contraste con el volcánico Lopetegui, que había pasado de la ira a la euforia en ese breve lapso de tiempo.

De ese modo se acabó llevando el Sevilla los tres puntos de Mendizorroza. El Alavés se tendrá que conformar con la sensación de haber cumplido y dado la talla, aunque no haya servido de nada.

Juan Ribón

Juan Ribón

noticias 4,723 RANK 5
lecturas 28M RANK 10
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook