noscript image

El pentacampeón sucumbe en Praga

Pin El Sevilla cayó en la prórroga. AFP
El Sevilla cayó en la prórroga. AFP

El pentacampeón sucumbe en Praga

El Sevilla logró reponerse a los dos mazazos del Slavia en Praga, forzó la prórroga y logró adelantarse en el marcador. Sin embargo, un gol en propia puerta de Kjaer en el último minuto de eliminatoria condenó al pentacampeón de Europa.

Arrancó el Sevilla queriendo llevar la iniciativa ante un Slavia henchido por el resultado en el Pizjuán y espoleado por unas gradas checas ilusionadas con lograr eliminar al pentacampeón de Europa.

Pese a la iniciativa hispalense, el ímpetu local se imponía en las primeras acciones. Arrancando vítores en cada lance ganado, haciendo mella en un conjunto de Pablo Machín herido por sus malos resultados.

Apenas se había cumplido el primer cuarto de hora, cuando Skoda cabeceaba a placer un saque de esquina para asistir a Ngadeu-Ngadjui, que abrió el marcador sin oposición ante la indolencia defensiva visitante.

Un mazazo que dejó grogui a un Sevilla en el que solo Ever Banega sacó a relucir su coraje. El argentino desempolvó el mono de trabajo y comenzó a apuntalar la fe hispalense a base de talento y liderazgo.

A lomos de Promes, el conjunto hispalense trató de volcar sus ataques por el costado izquierdo para desnudar una férrea defensa checa fortalecida por un resultado muy favorable.

Sin embargo, primero avisó Promes estrellándola en el larguero y, minutos después, Kolar se lo llevó por delante en una salida errática y el colegiado no dudó en sancionar la pena máxima.

Un balón de oxígeno que no desaprovechó Ben Yedder al filo del descanso. Un golpe psicológico que le devolvió el Slavia en la reanudación, materializando otro penalti nada más comenzar el segundo tiempo.

Soucek castigó el agarrón inocente de Jesús Navas y devolvió la ventaja local al marcador. Un jarro de agua fría para el Sevilla, que seguía necesitando un gol para igualar la eliminatoria en la República Checa.

En plena vorágine de nervios y pases sin completar, Munir se sacó de la chistera otro zapatazo y puso el 2-2 en el marcador con vehemencia. El delanterio hispano-marroquí aprovechó un balón llovido para empalmar una volea inapelable para Kolar.

Munir abrió un nuevo escenario en el Eden Arena, donde el Sevilla había conseguido equilibrar la eliminatoria y jugaba por primera vez sin la angustia de la renta del Sánchez Pizjuán. Sin embargo, el exceso de confianza condenó a la prórroga al encuentro.

El fin de los 90 minutos no hizo si no alimentar la superioridad física de los checos, henchidos por su envergadura y capacidad para el cuerpo a cuerpo. No obstante, el 'Mudo' Vázquez supo escapar de la refriega con astucia y cabeceó al fondo de las mallas un centro medido de Promes.

Lejos de venirse abajo, el Slavia respondió cuatro minutos después con un mazazo de de Van Buren. El delantero checo aprovechó la laxitud defensiva de la zaga andaluza para fusilar a Vaclik y poner el billete para cuartos de final a un solo tanto.

El miedo a perder se apoderó de un Sevilla que sucumbió al pánico cuando el colegiado sancionó con amarilla para Soucek un pisotón de Carriço. Una interpretación del colegiado que no salvó al conjunto hispalense, porque el destino todavía tenía que cebarse con Kjaer.

En el último minuto de la prórroga, el central no logró despejar un balón que vagaba hacia el fondo de las mallas tras el disparo mordido de Traore. Un cúmulo de despropósitos defensivos envió a la lona al pentacampeón de Europa en Praga.

Adrián Cortés

Adrián Cortés

noticias 1,313 RANK 17
lecturas 10M RANK 18
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook