noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

El primer truco de Eden en el circo del Bernabéu

Pin El primer truco de Eden en el circo del Bernabéu. EFE
El primer truco de Eden en el circo del Bernabéu. EFE

El primer truco de Eden en el circo del Bernabéu

El Real Madrid pasó por encima del Granada en el Santiago Bernabéu, donde la parroquia blanca celebró el primer truco de magia de Eden Hazard. El belga se estrenó como goleador con una excelsa vaselina para salvar la salida de Rui Silva. Sin embargo, un grosero error de Alphonse Areola metió al Granada en el partido, que se puso 3-2 y sembró el pánico en Chamartín hasta que James Rodríguez firmó el 4-2 definitivo.

No se había cumplido el minuto 2, cuando Gareth Bale le regalaba el 1-0 a Karim Benzema con un centro medido con el exterior. La caricia del galés la empalmó con fuerza el francés, que no faltó a su cita con el Granada, al que le ha marcado en sus cinco visitas al Santiago Bernabéu.

Sin embargo, el primer tanto del Real Madrid subió al marcador con suspense. El VAR revisó la jugada previa al gol blanco, en la que Roberto Soldado reclamó mano de Sergio Ramos. Una vez chequeada en el videoarbitraje, Jaime Latre confirmó el 1-0 en Chamartín.

El jarro de agua fría heló a los de Diego Martínez, que llegaban al duelo henchidos de confianza y con la ilusión de asaltar el Santiago Bernabéu para irse al parón de selecciones como líderes de LaLiga. El mazazo de Benzema hizo añicos la hoja de ruta nazarí, que tuvo que ser reescrita sobre la marcha.

El guion improvisado de los visitantes lo fue dibujando el Real Madrid, merced al carrusel de ocasiones desperdiciadas. Dani Carvajal, lateral zurdo de circunstancias, contó hasta dos mano a mano con Rui Silva sin lograr besar las mallas nazaríes.

Al filo del descanso, Eden Hazard le dedicó su primer truco de magia al Santiago Bernabéu. El belga aprovechó el enésimo robo de Fede Valverde, omnipresente durante todo el partido, para salvar la salida del guardameta del Granada con una vaselina exquisita.

El paso por vestuarios sirvió a Diego Martínez para templar los nervios y adelantar líneas. Una apuesta arriesgada que castigó Luka Modric con un zapatazo imparable para Rui Silva desde la frontal. El croata, que entró por la lesión de Toni Kroos, desempolvó su fusil para poner el 3-0 en el marcador.

Los jugadores del Real Madrid celebran el primer gol de Eden Hazard.

El Santiago Bernabéu se relamía con el olor a goleada, cuando Alphonse Areola se durmió en los laureles y, en lugar de golpear el balón, se llevó por delante a Carlos Fernández. Un grosero error del francés, titular en plena vorágine de críticas a Thibaut Courtois, que no perdonó Machís para meter al Granada en el partido.

Los nervios comenzaron a sobrevolar Chamartín y Domingos Duarte se encargó de encender las alarmas del Santiago Bernabéu. Un fallo en la marca de Raphael Varane en un saque de esquina dio pie al 3-2 y el pánico se apoderó de la parroquia local.

Espoleado por el resultado, Diego Martínez ordenó a sus jugadores que se volcaran sobre el área de Areola. Un planteamiento a la desesperada que James Rodríguez castigó en la última jugada, cerrando el marcador y el partido gracias a la gran galopada de Álvaro Odriozola.

Adrián Cortés

Adrián Cortés

noticias 1,455 RANK 17
lecturas 12M RANK 16
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook