noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

"Era ahora o nunca, y lesioné a mi compañero para poder jugar"

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 1 1,143

Pin Tom Brewitt (c) recibió una bofetada del karma. LiverpoolFC
Tom Brewitt (c) recibió una bofetada del karma. LiverpoolFC

"Era ahora o nunca, y lesioné a mi compañero para poder jugar"

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 1 1,143

Esta es la poco honorable historia de Tom Brewitt, uno de los muchos canteranos del Liverpool que nunca llegaron a tener una oportunidad con el primer equipo. En su caso, el karma le hizo pagar su falta de escrúpulos: lesionó a propósito a un compañero para poder jugar.

¿Qué estás dispuesto a sacrificar para llegar al éxito? Tom Brewitt lo tenía claro, todo. Hasta su dignidad. Fue capaz de lesionar a propósito a un compañero para poder jugar, pero el karma le devolvió la jugarreta, con intereses propios de un usurero.

A día de hoy el nombre de Tom Brewitt ha caído en el olvido, pero hace no tanto era un prometedor central de la Academy del Liverpool. Tanto, que los 'reds' decidieron apostar por él en el verano 2016 y renovarle, quizá ignorantes de lo que había hecho para llegar hasta allí.

Los hechos ocurrieron poco antes, en enero de 2016. Él, que había sido el capitán del Liverpool en la FA Cup juvenil y de Inglaterra Sub 17, estaba decidido a debutar esa temporada con el primer equipo.

La ocasión se la pusieron en bandeja las lesiones de Mamadou Sakho, Kolo Touré y Martin Skrtel, antes de enfrentarse al Exeter City, en treintaidosavos de final de la FA Cup.

Pero no estaba solo en la competencia. Debía pelear por un puesto con el irlandés Dan Cleary. Jürgen Klopp, quien llevaba apenas unos meses al frente del Liverpool, debía elegir entre ambos.

Y Brewitt decidió no dejar nada al azar. "Hice lo necesario para asegurarme jugar", relató, en el podcast 'Football Journeys'. Y 'todo lo necesario' fue exactamente eso. Se aseguró poder jugar y debutar con el primer equipo.

Los medios fueron más que cuestionables. Nos horrorizan, de hecho. "Esperé una fracción de segundo, entré tarde al balón. No estaba tratando de lastimarlo gravemente, solo lo suficiente para que él se apartara y yo jugara", dijo.

"Sabía que era una mala entrada, la hice a propósito y no estoy muy orgulloso de ello. No me avergüenzo tampoco, porque en mi cabeza era él o yo, y yo me estaba eligiendo", reconoció.

Efectivamente, lesionó a su propio compañero de equipo para poder debutar. Se cargó a Cleary, quien pasó las dos siguientes semanas en muletas. Tenía vía libre para jugar... Y entonces llegó el karma y llamó a su puerta.

Nunca debutó. Su ocasión de oro se esfumó cuando en otro entrenamiento, cuatro días más tarde, chocó de espaldas con un compañero y sufrió una conmoción cerebral que le apartó del partido que tanto ansiaba jugar.

El Liverpool formó con Tiago Ilori y José Enrique como centrales tanto el encuentro, que acabó 2-2, como el 'replay', dos semanas más tarde (3-0 para los 'reds').

Pero el karma siguió castigándole. Sin hueco ni oportunidades en un Liverpool que poco a poco empezaba a tomar la forma actual, Brewitt acabó abandonando el club en 2017.

Fichó por el Middlesbrough, pero tampoco alcanzó el primer equipo. De ahí pasó al modestísimo Fylde, y el pasado curso militó de nuevo en la EFL de la mano del Morecambe, en la League Two.

¿Suficiente castigo? Qué va. Actualmente está sin equipo. Y su ex compañero Dan Cleary sigue guardándole cierto rencor por lo ocurrido. "Apagar la vela de otro no hará que la tuya alumbre más", reflexionó en Twitter, al conocer la historia de Brewitt.

"Tuve suerte de salir de aquella entrada con mi pierna de una pieza", añadió. Él, por su parte, aunque llegó a ir convocado por Klopp, nunca debutó, y abandonó también en 2017 el Liverpool. En la actualidad milita en el Dundalk irlandés.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 401K RANK 1
lecturas 996M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook