noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

God save the City

Pin El City ganó la FA Cup y certificó su triplete. AFP
El City ganó la FA Cup y certificó su triplete. AFP

God save the City

Inglaterra tiene una reina, Isabel, y un rey, el Manchester City. El equipo de Pep Guardiola arrasó 6-0 con un juego certero y exquisito al Watford en la final de la FA Cup y certificó el primer triplete doméstico de la historia de Inglaterra.

Tuvo que llegar Pep Guardiola, el padre del fútbol de toque moderno, para dar cátedra en el país del ida y vuelta, del intercambio de ataques. Europa sigue resistiéndose a los encantos del monstruo híbrido creado por el del Santpedor, pero Inglaterra es territorio City.

La final no estuvo al 50-50 como siempre se dice. Tampoco valió eso de que no hay favoritos en un partido por el título. El City se sintió favorito y la propia FA Cup le hizo ojitos a los pupilos 'skyblues' de Pep cuando pisaron por primera vez Wembley.

Guardiola llevó en el bolsillo un reloj de mano capaz de parar el tiempo. El gran engranaje fue Gündogan, sustituido más tarde por De Bruyne. Acoplados a él, tras más pequeños que giraban a su vez: Gabriel Jesus, Sterling y Bernardo Silva.

No saben de paripés

Como si nunca hubieran ganado nada. El City salió como el equipo humilde y el Watford lo hizo más relajado. Ese simple choque de actitudes dejó claro en los primeros segundos que el campeón vestiría de azul y no de amarillo. Se vio al vencedor mucho antes del primer gol.

Ese respeto que se tiene en las finales, el que prohíbe arriesgar desde muy temprano, no hizo acto de presencia en Wembley. El City usó los primeros compases como calentamiento, y una vez comenzó a rodar la maquinaria, no paró. Una gran intervención de Ederson en la primera ocasión del partido fue el empujón que necesitaban los 'skyblues' para meterse en el choque.

Desde el primer gol hasta el sexto pasaron 70 minutos. Silva abrió la lata antes de la media hora de choque y Sterling hizo el segundo antes del descanso, robándole literalmente el gol a Gabriel Jesus. El brasileño remató y el balón iba a puerta, pero el inglés metió la pierna.

Asedio sin clemencia

Ni Pep celebró los goles que se fueron sucediéndose tras el descanso. Quienes vieron el partido ya imaginaron al City levantando la copa con el 2-0, pero la fiesta siguió una vez se apagó el acto de valentía de un Watford que fue como un neumático pinchado. No servía para circular y cada vez perdía más y más aire.

Gündogan dejó su lugar a De Bruyne cerca de la primera hora de juego y el dominio férreo y seguro pasó a convertirse en una lluvia de cuchillas sobre la portería de un Gomes que se despedía justo este sábado del Watford y que sufrió el tercero, precisamente, de las manos del centrocampista belga.

Tras el tanto del belga llegaron los de Gabriel Jesus y el doblete de Sterling ya pasado el 80'. Set a cero que deja claro que Inglaterra está conquistada, que el rey es el Manchester City, que su himno debe ser el 'God save the City' y que el primer triplete de la historia del país necesitaba un broche dorado de muchos kilates.

Miguel Moreno

Miguel Moreno

noticias 5,815 RANK 3
lecturas 66M RANK 3
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook