noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Jota lidera una remontada gestada desde el banquillo

Pin Jota lidera una remontada gestada desde el banquillo. AFP
Jota lidera una remontada gestada desde el banquillo. AFP

Jota lidera una remontada gestada desde el banquillo

El Liverpool se impuso al West Ham con una remontada gestada desde el banquillo. Klopp logró cambiar la espesura de su equipo por una frescura de Diogo Jota y Shaqiri que, en 20 minutos, cambiaron la historia del partido.

Fue mejor el West Ham en el primer tiempo. Salvo los últimos minutos del mismo, los visitantes estuvieron más cómodos sobre el césped de Anfield ante un Liverpool desconocido.

La magia, la verticalidad y el rodillo que llevó a los 'reds' a liderar Europa poco a poco se va diluyendo. El tridente es el mismo, pero estos Firmino, Salah y Mané no son, ni mucho menos, sus mejores versiones.

Tuvo el balón el equipo local, pero no supo usarlo. Sin embargo, los de Moyes sacaron el mayor jugo a sus llegadas y se adelantaron en el marcador a los diez minutos de partido. Mal despeje de Joe Gomez que cazó en el área Fornals. El español remató ajustado al palo y su disparo, tras dar en la madera, superó a Alisson.

Le costó al Liverpool reaccionar. Disimuló con más balón y un paso adelante, pero lo cierto es que tardó en increpar a Fabianski. Lo hizo Henderson a los 23 minutos con un disparo fuera y Robertson, ya en el 36', con una volea muy desviada en el área.

Cuando ya parecía que el 0-1 llegaría al descanso, un torpe penalti de Masuaku sobre Salah permitió al egipcio empatar. Al centro lanzó la pena máxima para poner el 1-1 en el marcador.

La segunda parte dejó un mejor arranque de los visitantes, sobre todo, en lo que a peligro se refiere. Fornals tuvo otras dos ocasiones en las que no eligió bien. En ambas, tenía mejores compañeros, pero prefirió ponerle su firma a dos remates que acabaron siendo tapados por Alisson, el primero, y por la defensa.

Robertson tuvo un mano mano algo forzado y escorado que salvó Fabianski antes de la jugada que cambió el partido. No fue ni un gol, ni una roja ni un penalti. Fueron dos cambios en el 70'.

Klopp metió a Shaqiri y Diogo Jota en el campo y, automáticamente, los 'reds' empezaron a encontrar el camino hacia el área del West Ham. En el 74', Salah mandó fuera un tiro con la zurda en el área y en el 77' llegó el amago de Jota.

Marcó el portugués tras una buena jugada suya que remató Mané, rechazó Fabianski y remachó el propio Jota. Sin embargo, hubo falta del senegalés sobre el meta polaco que dejó sin validez el tanto.

El que avisa no es traidor. Por eso, a nadie le sorprendió que, finalmente, acabara Diogo Jota celebrando el gol de la victoria. Este llegó en el 85' tras un pase mágico de Shaqiri al área. Allí recogió el caramelo el luso y batió por el primer palo a Alisson.

La victoria permite que el Liverpool duerma líder con 16 puntos, a la espera de lo que hagan sus vecinos del Everton. Por su parte, el West Ham pierde cinco jornadas después y ve frenada su escalada.

Carlos Torregrosa

Carlos Torregrosa

noticias 3,682 RANK 13
lecturas 34M RANK 9
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook