noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

La Juve, desperdigada por Europa y Sudamérica sin tener claro el futuro

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 250

Pin La plantilla de la Juve, repartida por varios países. EFE
La plantilla de la Juve, repartida por varios países. EFE

La Juve, desperdigada por Europa y Sudamérica sin tener claro el futuro

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 250

La reanudación de la Serie A sigue en el aire. En pleno debate sobre si retomarla en verano o si directamente darla por concluida, el actual campeón, la Juventus, tiene a sus jugadores repartidos entre varios países europeos y sudamericanos a la espera de saber a qué atenerse.

La Juventus, que acabó este miércoles sus 15 días de cuarentena ordenados tras el positivo por coronavirus de Daniele Rugani, vive la emergencia sanitaria dividido entre Europa y Suramérica, con el futuro de la Serie A cada vez más en el aire.

Al positivo de Rugani, primer jugador de la Serie A contagiado, se sumaron días después los del francés Blaise Matuidi y del argentino Paulo Dybala y un total de 121 miembros del club, entre futbolistas, cuerpo técnico, directivos y colaboradores, respetaron quince días de aislamiento.

Todavía se desconoce cuándo será posible reanudar las competiciones deportivas, interrumpidas desde el 9 de marzo, y muchos jugadores extranjeros del club pidieron regresar a sus respectivos países a la espera de novedades sobre la emergencia sanitaria.

Cristiano Ronaldo fue el primero en dejar Italia. Lo hizo el martes 10 de febrero, un día antes de que se confirmara el positivo de Rugani, para viajar al archipiélago de Madeira y juntarse con su madre, Dolores Aveiro, quien sufrió un problema cerebrovascular.

Días después, el argentino Gonzalo Higuaín regresó junto a su familia a Argentina para juntarse con su madre. Se sometió a un control en Turín que confirmó su negativo por coronavirus y necesitó cambiar tres aviones para llegar a su país, pues en estos momentos de emergencia sanitaria no hay vuelos directos disponibles. Tras una escala en Marsella y otra en Madrid, el 'Pipita' retornó a Argentina.

También se encuentra en Suramérica, en Brasil, Douglas Costa, quien prefirió regresar a su país a la espera de recibir novedades sobre los nuevos compromisos de su club.

A ellos se sumaron el centrocampista bosnio Miralem Pjanic, quien viajó a su casa de Luxemburgo, y el alemán Sami Khedira, quien está actualmente en Alemania.

Los futbolistas 'bianconeri' tienen derecho a regresar a sus casas pues en este momento no hay competición deportiva ni entrenamientos en los centros deportivos a causa de la emergencia por el coronavirus, que ya ha causado 7.500 muertos y más de 70.000 contagiados en Italia, informó recientemente el club turinés a 'EFE'.

El núcleo italiano del club, con Giorgio Chiellini, Leonardo Bonucci, Gianluigi Buffon o el técnico Maurizio Sarri, se quedó en Turín, dividido entre sus casas privadas y el J Hotel, la estructura hotelera de propiedad del equipo.

También está en Turín Dybala, tercer caso positivo confirmado en el club. Tal y como Rugani y Matuidi, es asintomático y tranquilizó a sus aficionados con una foto publicada en su cuenta de Instagram a última hora del miércoles acompañada por un "estamos bien". La 'Joya' se someterá al próximo control el 31 de marzo, para controlar sus condiciones.

Y es que, tras días de preocupación después de que se confirmara el positivo de Rugani, Matuidi y Dybala, el resto de la plantilla de la Juve se sometió a unos controles médicos al acabar la cuarentena que confirmaron su negativo por coronavirus.

"Estoy muy bien. Hoy (por el miércoles) terminó el aislamiento y yo he tenido suerte. No tengo síntomas, espero que todos los que están combatiendo esta batalla tengan la misma suerte", afirmó Bonucci en una entrevista a la televisión oficial del Juventus. "Fueron días intensos, largos, pasados con mis tres niños, mi mujer", agregó.

La plantilla turinesa esperará ahora novedades sobre el futuro de la Serie A, que está cada vez más en el aire. La incertidumbre es máxima y la tensión va aumentando entre las partes involucradas, que se enfrentan a unas pérdidas que pueden tocar los mil millones de euros.

Están en juego las taquillas, los derechos televisivos y los patrocinadores y el presidente de la Federación de Fútbol italiana (FIGC), Gabriele Gravina, dio su disponibilidad para terminar incluso este verano si fuese necesario, para contener el impacto económico de una crisis sin precedentes.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 362K RANK 1
lecturas 894M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook