noscript image

La leyenda del último '9' bañado en oro

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 4,475

Pin La leyenda del último '9' bañado en oro. AFP
La leyenda del último '9' bañado en oro. AFP

La leyenda del último '9' bañado en oro

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 4,475

Durante el inicio de siglo, Andriy Shevchenko se convirtió en uno de los mejores delanteros del planeta. El gran goleador de un Milan apoteósico, el ganador de un Balón de Oro en 2004. El actual seleccionador de Ucrania repasó su trayectoria en una deliciosa entrevista en 'Panenka'.

Rápido, de imperial remate con ambas piernas, habilidoso, buen cabeceador, líder. Los adjetivos pueden ser infinitos con Andriy Shevchenko, uno de los más voraces delanteros de los últimos años. El ucraniano se hizo con las llaves de San Siro, devoró porterías en un Milan de leyenda y acabó su carrera en Ucrania, en el Dinamo de Kiev. Por el camino, una enorme decepción en el Chelsea.

Sus goles, hasta 175 con el Milan, le llevaron a levantar el Balón de Oro en 2004. Fue el último '9' puro en conquistarlo. "Cuando jugaba, la mayoría de los equipos tenían futbolistas muy buenos, puede que incluso estrellas, pero no había tantos jugadores de tan alto nivel por equipo como hoy. El nivel técnico individual ha progresado enormemente", aseguró en 'Panenka'.

A Shevchenko, nacido en la extinta URSS, le cambió "poco" su vida el desastre de Chernóbil, pese a que residió en una zona expuesta a la radiación. A 'Sheva', como se le conocía en su época como jugador, le cambió abandonar Ucrania: "Realmente me di cuenta de que mi vida no era la misma que la de otros jóvenes cuando crucé la frontera ucraniana".

Dejó el Dinamo de Kiev cuando, tras perder una semifinal europea ante el Bayern, su entonces entrenador, Valeri Lobanovski, le dijo: "Adelante, estás preparado. Te dejo en buenas manos". Llegó al Milan, donde en su primera campaña anotó 29 goles. Allí, rápidamente, se adaptó al fútbol italiano y se benefició de la gran calidad de sus compañeros.

"Con jugadores tan buenos como esos rodeándome, me podía centrar en los detalles. Sabía que si uno de mis compañeros se paraba allí, se daría la vuelta. Si giraba, sabía dónde iba a mirar. Lo sabía, estaba loco", señaló Shevchenko, al que la vida política no le agradó en su corta etapa: "Lo intenté durante cinco meses, pero no era para mí".

Tras el Mundial de 2006, el único que disputó, fichó por el Chelsea por más de 43 millones. En Inglaterra, el ucraniano nunca fue el mismo: "Pasé dos meses recuperándome de una lesión de rodilla y cuando regresé, estaba agotado mentalmente. Tuve tres nuevas lesiones, incluyendo dos operaciones. Mi pierna no respondía. Para triunfar en Inglaterra hay que estar al 100%".

En la actualidad, Shevchenko dirige a la Selección Ucraniana, consciente de que cuando acabe esta etapa se marchará "a entrenar a un gran club". Eso sí, aunque su mente piense como un entrenador, sus sueños siguen siendo los de un futbolista. "Cuando cierro los ojos, veo la pelota cerca de la portería contraria y cuatro o cinco maneras de marcar", confesó.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 271K RANK 1
lecturas 680M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook