noscript image

Lo de Isco es otra cicatriz más

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 4 +13k

Pin El Bernabéu sabe cuánto duelen los divorcios. EFE
El Bernabéu sabe cuánto duelen los divorcios. EFE

Lo de Isco es otra cicatriz más

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 4 +13k

La exigencia es algo que, para bien o para mal, siempre ha ido de la mano del Real Madrid. Cuando las cosas no van bien, las alarmas saltan y todo se tiñe de rojo, el color de la polémica. En estos momentos, lo que más preocupa al madridismo es la crisis entre Isco y Solari, pero la parroquia blanca está curtida en el dolor de los divorcios. Hay demasiadas cicatrices.

Son varias las rupturas entre técnico y estrella las que se han vivido en Chamartín en los últimos años. Una de las más recordadas fue la de Valdano y Zamorano. El técnico argentino quería que el delantero dejara el club, pero este acabó siendo el jugador clave de la 1994-95. La situación sentó un precedente.

Casillas, un experto bajo presión

Casillas es la leyenda que más ha tenido que lidiar con una situación tan difícil como ser suplente y estrella. El actual guardameta del Oporto debutó, irrumpiendo con fuerza en 1999, y dos años después, Del Bosque le mandó al banquillo, haciéndose cargo César de la portería durante el tramo importante de la temporada.

El cenit del caso llegó en Hampden Park, durante la final de la Champions ante el Bayer Leverkusen. César se lesionó en el mismo partido y Casillas salió para salvar al Madrid con intervenciones mágicas que nunca olvidará el madridismo. Los guantes de Iker agarraron la 'Novena' y no la soltaron.

Años más tarde, asentado y como capitán, el guardameta volvió a estar en el punto de mira, pero esta vez no ganó la guerra. Mourinho le sentó en el banquillo por sorpresa en beneficio de Adán y, además, el Madrid fichó a Diego López. El técnico portugués acabó haciendo las maletas a final de temporada y Casillas se quedó, pero parte de la afición se puso en su contra. La situación nunca se recondujo y la salida fue su mejor opción.

Dos casos pre-Mourinho

Entre el adiós de Del Bosque y la llegada de Mourinho, el Madrid encadenó varias temporadas con bastantes cambios en el banquillo y tanto Capello como Pellegrini tuvieron sus más y sus menos con dos pesos pesados de la plantilla.

El Italiano dejó a David Beckham, uno de los 'galácticos' de Florentino, fuera de los terrenos de juego durante algo más de un mes. Volvió a tope tras su castigo y fue decisivo para ganar la mítica 'Liga del clavo ardiendo'. Guti fue la víctima de Pellegrini tras el 'Alcorconazo', perdiéndose dos meses de competición por el castigo del 'ingeniero'. El talentoso mediapunta volvió a jugar con asiduidad tras su periodo de inactividad forzada, pero acabó marchándose al Besiktas al final de la temporada.

James, el último caso

Cuando el colombiano llegó en verano de 2014, el madridismo se ilusionó con un jugador que había maravillado al planeta con su gran Mundial. Brilló con luz propia en su primer año de la mano de Ancelotti, pero la llegada de Zidane supuso un antes y un después.

James comenzó luchando por un puesto con Isco, pero con el paso de los meses, el malagueño fue quien se asentó en el once. El Bernabéu pedía a James, pero en sus últimos meses como futbolista blanco pasó a ser casi un descarte para 'Zizou'.

Curiosamente, ahora es Isco, quien le ganó el puesto al 'cafetero', el que está lidiando con la misma situación. Desde la llegada de Solari, solo ha sido titular en dos partidos de 16 disputados y el divorcio podría ser total. Solo queda esperar a que termine la temporada para ver dónde termina la historia.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 272K RANK 1
lecturas 683M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook