noscript image

Mahrez persigue el récord de Drogba en la Premier

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 1,084

Pin Mahrez agranda su leyenda. EFE/EPA
Mahrez agranda su leyenda. EFE/EPA

Mahrez persigue el récord de Drogba en la Premier

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 1,084

Alejado de los titulares amables tras una temporada para olvidar en lo personal, ensombrecido por el fulgurante brillo que el juego directo del Liverpool de Jurgen Klopp presta al egipcio Mohamad Salah, el argelino Ryad Mehrez ha logrado, sin embargo, agrandar su epopeya en la Premier.

Su segundo título en tres años le convierten en el jugador más laureado del norte en África en la Premier y le colocan en la senda de las grandes leyendas africanas en un campeonato cada año más exigente.

Jugadores como el marfileño Didier Drogba (Chelsea), que lidera la lista africana con un total de cuatro títulos de liga, su compatriota Yaya Touré (Manchester City) que le sigue con tres o Christopher Werh, el delantero liberiano del Arsenal que en 1992 se convirtió en el primer jugador africano en levantar la Premier.

Otros once jugadores del continente lo han logrado en la historia de una de las mejores ligas del mundo, la mayoría en el histórico Arsenal de Arsène Wenger y en el Chelsea, equipo que ha apostado muy fuerte siempre por las estrellas africanas.

El lateral camerunés Lauren, forjado en el fútbol español, y en particular el nigeriano Nwankwo Kanu, fueron esenciales en aquellos "gunners" conocidos como "los invencibles" que ganaron dos Premiers entre en el arranque del siglo XXI.

En la segunda de aquellas dos ligas consecutivas que acumuló un Arsenal admirado en toda Europa también estaba Kolo Touré, central marfileño que Wenger con su ojo clínico sacó del ASEC Mimosas de Adbijan para convertirlo en uno de los defensas más solventes de Europa.

Kolo Touré alzó su segunda Premier la temporada 2011-12, ya con la camiseta del Manchester City, lo que hasta la irrupción de Mahrez esta temporada le convertía en el único africano en anotarse la liga con dos equipos diferentes, algo de lo que ahora también puede presumir el argelino.

Con la elástica del Chelsea inscribieron su nombre como campeones los nigerianos Victor Mosess y John Obi Mikel, el camerunés Geremi, el ghanés Michael Essien, y el marfileño Salomon Kalou.

Menos conocidos para el gran público pero con una Premier también en su palmarés están el ghanés Jeffrey Schlupp (Crystal Palace), que formó parte de aquella escuadra de gladiadores con la que Claudio Ranieri -y el propio Mahrez- le dieron su único título al Leicester City.

Y su compatriota Daniel Amartey, que llegó a media temporada para reforzar la zaga de un equipo que había sorprendido a los gigantes de la Premier y en el que nadie creía que pudiera llegar a la última jornada en cabeza.

Caso especial es el del sudafricano Quinton Fortune, que integró el plantel del Manchester United entre 1999 y 2006, años en los que los "diablos rojos" levantaron tres Premier, una Champions y una Intercontinental.

Fortune no jugó los minutos suficientes para que la Federación Inglesa de Fútbol le otorgara las correspondientes medallas de campeón. En la 2003-04 si se la colgó como reconocimiento a su trayectoria en el club.

Mahrez puede ahora presumir de la hazaña de logra dos títulos y con dos clubes distintos, y de logros individuales como los de mejor jugador de África y de la Premier que logró durante la temporada del título en Leicester, que hacen que sea ya uno de los jugadores africanos más importantes de esta década.

Pero no de su temporada, que ha sido muy irregular, con muchos minutos sentado y lejos de las expectativas que generó, tanto entre los seguidores como en el cuerpo técnico dirigido por Josep Guardiola, que siempre le tuvo en su agenda.

No ha logrado ser ese extremo incisivo, regateador, mago de las diagonales y tremendamente efectivo de cara a portería que destapó Ranieri.

Basta subrayar que su mejor acción fue el gol que marcó el pasado domingo y que certificó un título sudado por el Manchester City ante un Liverpool inasequible al desaliento.

El extremos argelino aprovechó un balón al borde el área grande para dejar sentado a su defensor con un regate secó y alojar con la otra pierna la pelota en la escuadra de un Brighton que mantuvo a los "citizen" en el hilo hasta ese minuto 63.

Un tanto que la prensa inglesa ha celebrado como "un rayo de optimismo" sobre el futuro de un jugador que llegó al equipo este mismo año tras desembolsar el Manchester City unos 70 millones de euros y que ha tenido una difícil adaptación pese a ser un extremo del gusto del preparador catalán, que alaba su personalidad.

"No es fácil llegar a un equipo que ya está formado y que tiene jugadores que juegan. La escuadra lo había logrado todo la pasada temporada", explicó Mahrez durante la resaca del título y entre dudas sobre su futuro.

"Sabía que no iba a ser fácil en mi primera temporada, pero confío mucho en mí mismo y no tengo duda alguna sobre mi calidad. Se que cuando tengo una oportunidad la aprovecho. Le marqué al Brighton y ayude al equipo", subrayó.

"Estoy muy feliz aquí. No me voy a ir a cualquier sitio porque no juegue. Es parte del juego. Necesito ser fuerte, y permanecer fuerte. Es parte de mi personalidad, nunca me escondo". Toda una declaración de intenciones para un hombre que sabe, que al menos en la estadística, ya es historia de la Premier.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 280K RANK 1
lecturas 702M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook