noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo App Huawei

Marcelino vuelve a desactivar al Barça y el Athletic se lleva la Supercopa

Pin El Athletic tuvo más fe. EFE
El Athletic tuvo más fe. EFE

Marcelino vuelve a desactivar al Barça y el Athletic se lleva la Supercopa

Sergio Álvarez por Sergio Álvarez @gegi01 - 11 +13k

Los 'leones' conquistan la Supercopa de Andalucía después de un choque con más emoción que juego ante un Barça que lo tuvo en la mano. Sigue la sequía de títulos de un equipo azulgrana que fue una calamidad atrás. Jugó Messi, que acabó expulsado, y Griezmann se quedó a un paso de ser decisivo. Sí lo fue Marcelino, que conquistó su primer título en Bilbao en solo tres partidos.

Sevilla recuperó los peores recuerdos del Barça y los mejores de Marcelino, que conquistó la Supercopa y su primer título en el Athletic en solo tres partidos. Se tirarán los pelos en Valencia, de donde salió de mala forma, y también en Barcelona, donde los 'culés' seguirán acumulando meses en blanco desde ese cada vez más lejano 2019.

El Athletic fue campeón porque lo quiso más y también porque estuvo mejor preparado. Debería de hacérselo mirar el conjunto azulgrana, pues no es normal que un equipo en el que el técnico no lleva ni un mes le acabe levantando un título que tenía ganado así. No puso de su parte nadie en el Barça. Ni Messi, que jugó al 10% y terminó expulsado, ni nuevos como De Jong o veteranos como Jordi Alba o Busquets. Otros, como Mingueza o Araujo, simplemente hicieron lo que pudieron en el estado actual del Barça.

El partido se jugó desde el primer instante a lo que quiso Marcelino. Ahí estuvo el primer triunfo de la final y ahí acabó decidiéndose el partido. El cuadro azulgrana ni tuvo el balón ni el control de lo que estaba pasando y el partido se pareció mucho a aquella final Barça-Valencia de 2019.

Sin ocasiones en los primeros 45 minutos, el Athletic parecía sentirse vencedor en el cuerpo a cuerpo. Si en aquella final el Valencia dio rápido, aquí parecía que la idea de Marcelino era la de madurar el partido para hacer sufrir a un Barça que llegaba de una prórroga.

Por fin Griezmann

No contaban los 'leones' con el corazón de Griezmann, que por fin pareció enrabietarse. El galo puso el 1-0 que lo ponía todo de cara tras la única combinación potable entre Messi y Jordi Alba. Taponó la zaga el tiro del argentino, pero no el rechace, que cazó a la perfección Antoine.

En un partido con tan pocas ocasiones y un ritmo tan lento, ese gol era oro, pero el Barça, como le ha pasado decenas de veces esta campaña, no conservó el tesoro. Ni dos minutos pasaron entre el 1-0 y el 1-1, que llevó la firma de De Marcos en plena siesta de Jordi Alba.

El Athletic había hecho lo más difícil y el tanto del empate no hizo sino descifrarle al equipo bilbaíno el código del éxito en esta Supercopa. El Barça estuvo temeroso y no se supo imponer nunca en su área. Raúl García, poco después de volver al descanso, hubiera ahorrado los eternos 30 minutos de la prórroga, pero al Barça le salvó el VAR. No subió al marcador el 1-2 por cuestión de centímetros.

Curiosamente, el gol anulado hizo reaccionar a un Barça que embotelló al Athletic como si el tanto hubiera sido válido. Pero cada pérdida de Lenglet y Busquets -y tuvieron muchas- provocaba un infarto en la afición azulgrana. Tras un regalo del francés, el Athletic tejió una jugada que finalizó con un disparo desviado de Williams cuando lo más fácil era marcar.

Leo Messi decepcionó

Y casi sin esperarlo, los de Koeman pusieron una mano en la Supercopa. Triangulación entre Dembélé, Jordi Alba y Griezmann y gol del ex del Atlético en el primer palo.

La fe de Villalibre

No quedaban ni diez minutos, pero, como sucedió en Liga hace unos días en San Mamés, el Barça iba a volver a encajar al final. Y de nuevo, como en la acción de Raúl García, a balón parado. Muniain la puso en el área, Jordi Alba rompió el fuera de juego y Villalibre, que había entrado a la desesperada, envió el partido a la prórroga. Y mandó la final al tiempo extra porque Gil Manzano pasó por alto la tercera calamidad de Jordi Alba, quien agarró al 'Búfalo' en la falta lateral con la que acabó el partido.

Los refrescos llegaron por parte azulgrana por fin en la prórroga. Pero Riqui Puig, Pjanic o Trincao no aportaron gran cosa. Mientras Williams le ponía la guinda a un partido impecable del Athletic con el golazo que daba el título, el Barça se pasaba los 30 minutos de la prórroga moviendo el esférico de lado a lado y viendo cómo un central como Mingueza se las veía y se las deseaba para poner un centro en condiciones cuando actuaba como lateral.

El Athletic desquició al Barça al final y hasta a un Leo Messi que terminó ejemplificando la enorme impotencia de todo el barcelonismo. El argentino le pegó un manotazo a Villalibre y vio su icónica primera roja como azulgrana. Fue la acción que dio continuidad a los lamentos azulgras e inició los festejos rojiblancos por su segundo gran título ante el Barça en los últimos cinco años. El Athletic es el nuevo supercampeón en España.

Sergio Álvarez

Sergio Álvarez

noticias 4,605 RANK 6
lecturas 73M RANK 2
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook