noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Martillo pilón, siesta y otra vez martillo pilón

Pin El Bayern goleó pero con algún apuro. AFP
El Bayern goleó pero con algún apuro. AFP

Martillo pilón, siesta y otra vez martillo pilón

José L. Malo por José L. Malo @besoccer_es - 2 3,319

3-0, 3-2 y 5-2. El Bayern de Múnich goleó en un partido imprevisible que se le llevó a complicar con un doblete de Hinteregger en cuatro minutos. Pero siempre que quiso sacar el rodillo destrozó el área del Eintracht, que siempre estuvo a su merced aunque llegó a soñar en pleno cortocircuito bávaro.

El Bayern de Múnich está a tal nivel que podría salir a boxear con una sola mano. De hecho, así lo hizo durante unos minutos de la segunda mitad en que un cortocircuito permitió al Eintracht pasar de piñata a ladrón. Del 3-0 en el 46' se pasó al 3-2 en el 56'. Fue un oasis que solo valió para que los de Flick rescataran el rodillo. Porque en el Allianz se juega al dicto y mando

Podría decirse que el líder goleó dos veces a su rival. Se lo merendó en la primera mitad y lo machacó, enfurecido, o quizá alertado, después de que los visitantes comprimieran el marcador. Pero la sensación final que queda es que el Bayern hizo lo que quiso. Eso sí, la siesta de cinco minutos es un aviso para el choque en Dortmund del martes. 

Ante Haaland y las pirañas con las que ataca el Borussia no habrá lugar al despiste. Pero los de Favre también van avisados. A expensas de que el físico dé más empaque durante los 90 minutos, los arreones del Bayern están resultando demoledores

En otra fecha, el 5-2 podría haber dejado más goles, quién sabe. Y aunque Lewandowski no faltó a su cita con el gol, a la primera mitad le puso el lacre el renacido Thomas Müller, que ha debido caer en la marmita de Panoramix o ingerido un elixir de la juventud. Su asistencia para que Goretzka rompiera la igualdad fue la decimoséptima del curso en Bundesliga, decimonovena en total. Una salvajada.

Poco después, puso el segundo aprovechando un servicio del torbellino Davies y dándole jaqueca al VAR burlando lo antirreglamentario por milímetros

Del festival que iba a ser la segunda parte quedamos avisados antes de que se cumpliera el primer minuto, cuando Lewandowski abrió, como cada partido, la churrería. Eso sí, más fácil no se lo pudo poner el pase de Coman. 

Ahí ya daba tiempo a plegar velas y pensar en la cita que puede dejarle la Bundesliga en el bolsillo el sábado. Pero el relax se convirtió en siesta. Y Martin Hinteregger empezó a escribir en el Allilanz el partido de su vida

Primero, clonando el mismo gol en cuestión de cuatro minutos. Córner y al fondo de la red. En el primero de ellos remató; mientras caía el balón, se preparó un café, tendió la ropa, bajó a hacer la compra y, antes de volver a rematar, la defensa del Bayern seguía de vacaciones. La engachó de zurda y para dentro. 

Martillo pilón, siesta y otra vez martillo pilón

Pero, ya decimos, ese gol del honor se convirtió en el del susto. En esta ocasión, el austriaco lo firmó con un cabezazo impecable, ajustadísimo. Para tachar lo de 'game over' en el choque y traer otro nuevo. De paso, también para colocarse como máximo goleador del Eintracht; ocho tantos suma ya la cabeza de oro de Hütter. 

En pleno desbarajuste, solo cabían dos opciones: terminar quemados por el fuego o devolver los tanques a la partida. No hace falta explicar qué ocurrió...

Davies, en su enésima cabalgada en estampida, devolvió la calma tras una jugada que inició y remató con grave fallo incluido de Touré en el despeje. La cuenta no la podía cerrar otro que Hinteregger, quien selló su inolvidable partido de su tanto metiéndose en propia puerta un intento de despeje tras mano a mano de Gnabry. 

José L. Malo

José L. Malo

noticias 1,182 RANK 18
lecturas 16M RANK 15
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook