noscript image

Luka Modric, Balón de Oro 2018

Pin Modric, Balón de Oro 2018. BeSoccer
Modric, Balón de Oro 2018. BeSoccer

Luka Modric, Balón de Oro 2018

El centrocampista del Real Madrid y de Croacia confirma los pronósticos y rompe la hegemonía de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi para marcar un nuevo orden de carne más terrenal. Luka Modric es el primer jugador de su país en lograr el Balón de Oro.

El Balón de Oro deja de ser extraterrestre. Kaká, ese brasileño que flotaba con la pelota en los pies y una sonrisa perenne, fue el último antes de la dictadura. El galardón de 'France Football' se había convertido en un coto vedado que vuelve a abrir Luka Modric, ganador de carne y hueso. Es el Balón de Oro 2018, según decretó 'France Football' tras dar a conocer las votaciones.

Los incesantes rumores quedaron confirmados. Dejó atrás en la carrera al propio Cristiano, y a las grandes esperanzas galas por dejar el premio en casa 20 años después de Zidane. Pero ni Antoine Griezmann, ni Raphael Varane ni Kylian Mbappé ni tampoco Lionel Messi llegaron a los votos del futbolista que ha arrasado en toda votación personal este año. Modric venció a Cristiano y Griezmann en el podio por el Balón de Oro 2018.

En un fútbol polarizado por Messi y Cristiano Ronaldo, Modric se convierte en el nuevo dominador del orden mundial. Balón de Oro de la cita rusa, elegido por la UEFA como Mejor Jugador del Año y también nombrado The Best, coronó esa santísima trinidad con el premio que más luce en el escaparate de las distinciones individuales. 

Con la elección del croata se funden los méritos particulares y corales. No es fácil cerrar el año como ganador de la Champions por tercer año consecutivo (siendo, además, timonel del Real Madrid) y ser el líder con pinturas de guerra de una Croacia soñadora y valiente en el Mundial, solo derrotada por Francia en la final.  

A sus 33 primaveras, con más fútbol ya a la espalda que por delante, todos esos logros compendian un año pluscuamperfecto. Modric no se iba a ver en una tesitura igual y se ha alzado vencedor a la primera ocasión en que se posicionaba como un candidato real para triunfar. 

Capaz del pase más elegante y de la carrera más denodada para recuperar el balón, su fútbol dinámico y moderno es la desembocadura de un futbolista que en los últimos años tenía plaza en un elenco de estrellas internacionales, pero al que le faltaba el respaldo de un año colectivo así para estar en las quinielas de los premios. Ya lo tiene. Ya es historia viva. 

También en su país, claro. La conquista, si no lo era ya, le subraya como el futbolista más destacado y laureado en la historia de Croacia. Robert Prosinecki, Davor Suker y Zvonimir Boban hicieron que los ojos del mundo miraran hacia el país dálmata, pero nadie allí duda de que Modric se ha subido al pedestal. Por fútbol y palmarés. Ninguno de sus compatriotas había ganado el Balón de Oro. 

 

Luka Modric: la varita por encima del gol

La decisión también rompe la costumbre de ponderar la virtud del gol por encima de otras. Cristiano y Messi, más allá de otras cualidades, se llevaron la estatuilla a casa a base de romper redes y récords de anotación, fundamentalmente.

El triunfo de Modric es el de la varita. El de los fuegos artificiales, no de los cañones. Desde finales de la pasada década y durante toda la actual el rey gol había primado sobre las conquistas de equipos o selecciones. Iniesta y Xavi, tras Sudáfrica, se quedaron sin la distinción que sí ha tenido el croata. 

Quién sabe si es el inicio de una nueva era. Cristiano y Messi aún tienen cuerda, físico y ambición para ampliar su museo, pero la última decisión de 'France Football' puede marcar un punto de inflexión. Aunque bien es cierto que cambios así son más propicios en temporadas de Mundial. 

Balón de Oro 2018: otro triunfo del Real Madrid

Modric, además, permitirá que el premio se quede en la 'Casa Blanca' por tercer año consecutivo, lo cual refuerza el peso de ganar la Champions en la decisión. El croata sucede a Cristiano Ronaldo, vencedor en 2016 y 2017. 

Ello supondrá igualmente igualar al Barcelona en el total de conquistas. Ahora, ambos poseen once Balones de Oro desde que se empezó a entregar en 1956. 

De hecho, el centrocampista de Zadar estuvo bien arropado por madridistas en la gala. Cómo no, a la cabeza el presidente, Florentino Pérez. Se lo perdió Sergio Ramos, que se quedó en Madrid tratándose del hombro. Butragueño, Roberto Carlos y Raúl González Blanco también representaron al club.

José L. Malo

José L. Malo

noticias 705 RANK 23
lecturas 9M RANK 18
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook