noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo App Huawei

Mourinho le hace vudú a Guardiola

Pin Mourinho le ganó un partido increíble a Guardiola. EFE
Mourinho le ganó un partido increíble a Guardiola. EFE

Mourinho le hace vudú a Guardiola

Hay partidos que solo se pueden explicar por la presencia de Mourinho en el bando rival. El Tottenham ganó 2-0 al Manchester City en un partido en el que lo lógico es que hubieran ganado fácil los de Guardiola. La roja a Zinchenko invirtió el duelo. Bergwijn debutó con gol y Sterling se retiró lesionado.

Si algo une los distanciadísimos universos de Mourinho y Guardiola es que ambos, a su manera, son capaces de cambiar el curso del fútbol. Cada uno, en lo suyo, es maestro. Lo glorioso de este partido es que ambos métodos aparecieron. Pero el fútbol de barro, músculo y supervivencia venció al toque, el mando y la electricidad. 

Esta debería ser la crónica de una goleada visitante. Como estaba sucediendo últimamente, el rival del City fue un juguete en manos de los de Guardiola, que tiranizaron la posesión y acumularon ocasiones de todos los colores. 

Aunque tardara en entrar en combustión el actual campeón, al que le hicieron vudú a la hora de definir. Agüero, antes de la media hora, se topó con el palo tras gran asistencia de Mahrez. Pero siguió percutiendo. Y rascó un claro penalti de Aurier, aunque Lloris le adivinó las intenciones y apagó el fuego que había originado Aurier. en un primer añadido de cuatro minutos, el Kun perdonó otra a escasos centímetros del gol. 

Paralelamente a estos fallos, el 'show' de Mou ya prendía sus llamas. Había comenzado a los 12 minutos, cuando una entrada feísima de Sterling hizo temblar el tobillo de Dele Alli. A falta de fútbol y balón en el campo, agitó a las masas y enrojeció el mapa de calor de su área técnica. 

Pero nada como el larguísimo minuto 39, cuando el VAR, dos minutos después de la caída de Agüero, decretó el penalti. La esencia volcánica del técnico portugués impregnó todo el estadio. Porque estalló de rabia por la pena máxima, de júbilo cuando su portero lo detuvo, de miedo al ver caer a Sterling ante Lloris en el rechace y de ira pidiendo la segunda amarilla cuando el colegiado entendió que se había tirado. 

Ese final de primer tiempo sentó como esos siete minutos de anuncios cuando la película está más emocionante. Pero la pasión ni mucho menos se quedó en el vestuario. Una doble ocasión, incluso con Alderweireld salvando bajo palos, nos recordó que no nos íbamos a aburrir, pese a la ausencia de goles. 

Pero no cayó el gol. Y el 'guardiolismo' murió a la hora de juego. Con múltiples llegadas y cero goles. Y apareció el 'mourinhismo'. Y eso es el superpoder del portugués para cambiar la escena diametralmente. Winks fue su mejor discípulo, pues tiró una contra en la que forzó a Zinckenko a empujarle y se llevó la segunda amarilla

Así se prendió botón del cambio de escenario. Y en esos cuentos todo es absolutamente posible. Como que Bergwijn, su primer fichaje, al que hizo debutar, marcara en el primer tiro entre los tres palos. Ver para creer. 

El universo guardiolista entró por el agujero negro con el que Mourinho va sepultando a sus rivales esas veces en las que revive porque no lo han podido rematar, algo que conocía bien Pep. Así que llegó el segundo de Son, tras hábil maniobra de Ndombele, la lesión muscular de Sterling, que siembra la duda y el miedo para la Champions, y otra buena remesa de ocasiones falladas, incluido un autodespeje de Davinson Sánchez al larguero. 

El Tottenham se aferra a la Champions el primer día en que Mou desplegó todos sus talentos. Guardiola, que ya había dimitido del título (está a 22), se llevó otro mal rato y un buen entrenamiento de cara a la eliminatoria contra el Madrid: de nada le valdrá su torrente de fútbol sin puntería

José L. Malo

José L. Malo

noticias 1,300 RANK 18
lecturas 18M RANK 14
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook