noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Muchas similitudes en la primera derrota blanca: de Mallorca al Cádiz

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 837

Pin Otro rival modesto acabó con el Madrid un año después. EFE
Otro rival modesto acabó con el Madrid un año después. EFE

Muchas similitudes en la primera derrota blanca: de Mallorca al Cádiz

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 837

Casi un año después, el conjunto blanco volvió a caer derrotado por primera vez en Liga. Los de Zidane repitieron errores ante uno modesto y esta vez cayeron en casa ante el Cádiz, revelación y mejor visitante de la categoría.

Un año después, el Real Madrid volvió a tropezar en la misma piedra tras una jornada de selecciones en octubre. De Mallorca al Cádiz. Los mismos errores que sacan a relucir la peor cara del equipo dirigido por Zinedine Zidane con rotaciones fallidas, desconexión general, falta de actitud y un preocupante bagaje goleador que no invita al optimismo.

Cuesta encontrar una primera parte con un nivel más bajo en la 'era Zidane'. En manos de un recién ascendido como el Cádiz, que se paseó por el estadio Alfredo di Stéfano. Firmó un gol que pudieron ser hasta tres, como admitió el técnico madridista, si no llega a ser por Thibaut Courtois. Expuesto el meta belga ante la falta de actitud defensiva de sus compañeros. Sin la tensión necesaria, el fútbol del presente, tan físico, impide ganar a ningún rival.

ROTACIONES FALLIDAS, JUGADORES SEÑALADOS

Los golpes de un inicio de encuentro en el que el Real Madrid fue una caricatura de sí mismo no sirvieron para despertar a los jugadores. Hasta cinco ocasiones del Cádiz en cuarto de hora antes de su gol. Ningún directo al mentón despertaba al campeón de su letargo. El 'plan b' de una plantilla que no se ha renovado y está lejos de exhibir hambre en aquellos jugadores que no se sienten titulares. Los Marcelo, siempre superado por Salvi, Lucas Vázquez, improductivo en ataque, o Isco Alarcón, en un preocupante estado de forma si desea volver a ser el que era, salieron señalados del encuentro. Deben demostrar orgullo, hacer ver que cualquier tiempo pasado no fue mejor y aún tienen algo que dar a un equipo que no espera. El tren pasa y las oportunidades hay que aprovecharlas.

LA FIGURA DEL MEDIOCENTRO

En el planteamiento táctico de Zidane, preocupado únicamente por repartir esfuerzos y calibrar el desgaste de sus jugadores sin atender a las cualidades tácticas del rival, hay una figura que debe ser imprescindible. Casemiro no tiene un doble en su posición. Su labor como mediocentro, clave en el equilibrio del equipo y con unas labores defensivas que permiten vivir mejor a los centrales, no hay nadie que las calque cuando se le concede descanso. Se puede acercar a base de físico y con un esfuerzo personal en la adaptación Fede Valverde, pero jamás Toni Kroos o Luka Modric. Entre los numerosos errores del Real Madrid destacó la fragilidad de su doble pivote, superado en todo momento por el rival, sin peso en la construcción del juego ni brillantez para romper líneas, persiguiendo sombras cuando tocaba correr hacia atrás.

SIN DESEQUILIBRIO NI GOL

Con una posesión estéril que por momentos apabulló al rival y alcanzó el 76% pero sin desequilibrio. La continuidad tan deseada por Vinicius no extendió su rendimiento. Apenas encaró, nunca desbordó y resucitó su falta de acierto en la definición con un cabezazo a placer que mandó fuera. Volvió a las andadas un Real Madrid falto de pegada que depende de la inspiración de Karim Benzema. El travesaño frenó al francés y el equipo blanco apenas chutó en dos ocasiones a la portería rival. Seis goles en cinco jornadas, en dos de ellas quedándose sin marcar. Zidane está obligado a encontrar soluciones, a encajar a Jovic junto a Benzema en punta, a crear el camino al gol con mayor factor sorpresa que centros laterales ante una defensa poblada cuando pasa a un 1-4-4-2.

EN BUSCA DEL ADN MADRIDISTA

Sin Sergio Ramos, en la grada tras sufrir un fuerte golpe en una rodilla que le impidió seguir tras el descanso, el espíritu de lucha, no darse por vencido hasta el final y los goles en el último suspiro desaparecen en el Real Madrid. Ese ADN madridista, el gen ganador, se diluye. Le faltó fe para rescatar al menos un punto a la heroica como en tantas ocasiones. Ni los cambios en masa en el descanso, hasta cuatro, consiguieron variar la cara de un equipo desconocido. Cuando quiso correr ya era tarde. 67 pérdidas de balón y la peor imagen con Zidane al mando.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 398K RANK 1
lecturas 991M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook