noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Nervios y sueños en la previa del Ecuador-Japón

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 91

Pin Nervios y sueños en la previa del Ecuador-Japón. EFE
Nervios y sueños en la previa del Ecuador-Japón. EFE

Nervios y sueños en la previa del Ecuador-Japón

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 0 91

Takaya Terada y Masayuki Tanak hicieron un viaje de más de 17.000 kilómetros para animar a la Selección de Japón en su búsqueda de los cuartos de final de la Copa América contra Ecuador. Dos 'samuráis azules' en un desértico Mineirao a pocas horas de que comience el encuentro.

 Con sus camisetas azules del combinado nacional nipón, su bandera japonesa anudada a la espalda, pelucas del mismo color azul recogidas por una cinta blanca cuya inscripción, en escritura 'kanji', apunta a lo que quieren conseguir: la victoria.

"Hemos hecho unas 20 horas de avión desde Tokio, llegamos esta mañana a Belo Horizonte. Va a ganar Japón 2-0 y vamos a clasificar a los cuartos de final, por supuesto", señala Takaya en conversación con 'EFE' en la explanada del Mineirao, prácticamente vacía de aficionados a menos de un par de horas de que comience el encuentro.

Su simpatía y la ausencia de más aficionados les convierten en estrellas mediáticas del momento, especialmente para los fotógrafos que buscan una instantánea que retrate a esta lejana afición de uno de los dos países invitados a esta Copa América, el subcampeón de Asia y próximo anfitrión de los Juegos Olímpicos de 2020.

"Estamos excitados", aseguran al ser preguntados qué sienten al ser probablemente uno de los pocos representantes de la afición del país del sol naciente en Belo Horizonte.

Apuestan por unos cuartos de final, en los que espera Brasil, pero no acudirán a verlos. Su esfuerzo para ver a los 'Samuráis Azules' tendrá recompensa con algo de turismo: el martes seguirán un poco más al sur para disfrutar de una de las maravillas de la frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay: las cataratas del Iguazú. A su vuelta, pasarán por Nueva York antes de volver a Tokio.

En la espera para el partido, disfrutan, bailan con la mascota del torneo, el capibara 'Zizinho', y se hacen fotos con todos los aficionados que contactan con ellos.

Así se encuentran con Andrés, Juan Carlos y Diego, ecuatorianos que también vienen específicamente a ver este partido, el de la resolución del Grupo C.

"Ojalá pase que vayamos a los cuartos de final. No hay mucha afición por las distancias hasta aquí, pero a ver qué pasa, al ser el último parece que es el partido que menos les importó al resto", admite en conversación con 'EFE', Diego.

También llegaron el mismo día del partido, en su caso desde Quito. "La gente se decepcionó por los resultados que tuvimos", admite Juan Carlos, que no seguirá acompañando a la 'Tricolor' en caso de que alcance los cuartos contra Brasil. Sí lo hará Diego, su compañero.

Son una pequeña muestra de una afición menguante, ya que de la colorida hinchada ecuatoriana que acudió al debut con derrota por 4-0 ante Uruguay en este mismo estadio, apenas quedan pocos resistentes, ya que muchos hicieron las maletas y tomaron la vuelta tras caer ante Chile por 1-2 en Salvador.

Entre ellos vienen Rocío y Santiago, madre e hijo, ecuatorianos pero residentes en Tejas, Estados Unidos. "Vinimos para el partido definitivo, el que vamos a ganar. Llegamos el lunes a Belo Horizonte, el martes iremos a Victoria", explica Rocío, que admite que no acompañarán a la 'Tricolor' si llega a cuartos de final.

Para su hijo queda el pronóstico: "Un 2-0, marcan Ángel Mena y Enner Valencia", pronostica este "fanático", como lo describe su madre, ataviado con la camiseta de la 'Tricolor' y una peluca a tres colores, que tras charlar con 'EFE' rápidamente acceden al último filtro de seguridad, el que les da acceso al estadio.

No tendrán problemas de aglomeraciones porque el público es poco y los empleados de seguridad y acomodación son franca mayoría, esperando para ayudar a los aficionados a encontrar su acceso o a comprar el vaso para tomar una bebida, y aburridos en la espera.

En el atardecer de Belo Horizonte, con un pinchadiscos entregado a la tarea pese a prácticamente no tener público, el gota a gota de aficionados anticipa un Ecuador-Japón con poca entrada, pero mucho en juego. Un puesto en los cuartos de final contra el anfitrión, nada más y nada menos. Samuráis y tricolores se lo disputarán.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 370K RANK 1
lecturas 907M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook