noscript image

Reabre el museo de Salah

Pin El Liverpool le mantiene el pulso al City. AFP
El Liverpool le mantiene el pulso al City. AFP

Reabre el museo de Salah

Gran victoria del Liverpool ante el Chelsea para responder a la del Manchester City y seguir en la cima de la Premier. Tras una primera parte más respetuosa, salió todo el fútbol en la segunda. Mané adelantó a los 'reds' y Salah sentenció con uno de los goles de la temporada, un soberbio obús que le confirma a tope para el tramo decisivo del año.

Acusado, y con razón, de no aparecer en los encuentros contra los grandes este año, el camino de Salah ha vuelto a estar lleno de goles. Pero faltaban los de de verdad. Los bonitos y de peso. Compendió ambas cuestiones el día que más lo necesitaba su equipo. 

Oficialmente, queda reabierto el museo del egipcio. Anfield ya le había elevado a su trono ante el Oporto, con una generosa carrera en el último minuto para evitar una contra de los lusos. Pero ante el Chelsea, el estadio fue un terremoto. Un volcán en erupción para celebrar uno de los tantos del año. 

En una segunda parte donde emergió lo mejor del Liverpool, Mo Salah regresó de nuevo al escaparate del fútbol mundial. Con un golpeo que demostró que su barra de energía está de nuevo en verde. El gol unió dos conceptos antagónicos: la fuerza bruta y la belleza. 

Porque su obús a la escuadra derecha de Kepa resultó delicioso. Impactante e imponente en directo. Imparable. Buscó el hueco en el vértice izquierdo, golpeó con el alma y llevó la locura a la grada y el 2-0 al marcador. Para salvar uno de los partidos más complicados que quedaban a los de Klopp en el tramo final. 

Había ganado 1-3 el City, respondieron a lo grande los 'reds'. Algo más inhibidos en la primera mitad, descamisados en el arranque de la segunda. Ahí cimentaron el triunfo. En dos minutos, dos goles. Que se vieron venir. 

El Chelsea pasó de decente a desbordado. Hazard quiso reaccionar tarde. Cogió la bandera y comandó la caballería, pero en un minuto se llevó doble disgusto ante Alisson. Primero se topó con la madera, luego con el meta brasileño. Y nadie se animó a ser valiente y buscar la machada. 

El Liverpool cumplió un doble objetivo: seguir en el liderato, pese a ese partido de más, y afilar colmillos de cara a Oporto para evitar sustos. Sin duda, otra de las grandes noticias es la aparición de Salah en un encuentro de los gordos. 

Viene el tramo final, para soñar con la Premier y la Champions, y ahí comparece el 'Faraón', que quiere que Mané siga siendo su escudero, no su eclipse. 

José L. Malo

José L. Malo

noticias 844 RANK 23
lecturas 11M RANK 16
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook