noscript image

Si Messi quiere esa copa linda...

Pin Messi hizo lo que quiso con el United. EFE
Messi hizo lo que quiso con el United. EFE

Si Messi quiere esa copa linda...

Sergio Álvarez por Sergio Álvarez @gegi01 - 35 +22k

Leo Messi comanda una nueva exhibición en la Champions en el Camp Nou. El Barça, que se vio sorprendido al inicio, goleó cómo y cuando quiso su capitán a un Manchester United sin fuerzas para obrar otro milagro.

Ya lo advirtió Leo Messi en pretemporada. El objetivo de la temporada era esa "copa linda" que los azulgranas han estado tanto tiempo sin ganar. Y con el argentino más enchufado que nunca, el Barcelona superó los cuartos de final por primera vez en cuatro años, quitándose un tremendo peso de encima y dejando en la cuneta a una de sus bestias negras en Europa, a quien nunca había tirado en una eliminatoria a doble partido.

Los 'red devils', lobos con piel de cordero, avisaron con un inicio pasado de revoluciones. El Manchester United honró el escudo y acogotó a los azulgranas de salida, que no se esperaban ni un planteamiento tan valiente ni una presión tan adelantada. Su fallo: no contar con Messi.

Tras dos ocasiones bastante claras -Rashford lamió el larguero y McTominay no pudo controlar para quedarse solo-, el Barça empezó a imponer la lógica. Difícil no hacerlo cuando tienes al mejor jugador del mundo y además llega descansado y sólo centrado en el partido. Ventajas de hacer los deberes en el resto de competiciones con mucho tiempo.

Messi borra a los 'red devils'

Messi se puso el mono de trabajo y borró de un plumazo la imagen depresiva de Roma. Tras un penalti primero señalado y luego rectificado a Rakitic que pareció claro, el argentino firmó la primera obra de arte de la noche. Aprovechó una buena presión del croata, le hizo un caño a Fred y buscó el palo largo de De Gea. Ese disparo que tantas veces ha cifrado y tan pocos arqueros le han sabido descodificar.

El 1-0 anuló al Manchester United, que llegó hasta donde pudo tras una tumultuosa campaña y alcanzó el Camp Nou con la lengua fuera. Con el Barça ya monopolizando el control del choque, el segundo no iba a tardar en llegar.

Apenas cuatro minutos después del 1-0, Messi arrancó en estampida con otro balón suelto a los pies y buscó la jugada inversa. Chutó esta vez con la derecha, mucho menos fuerte y preciso, pero se encontró con la ayuda de un De Gea que se la tragó y volvió a sumar un lunar más en un partido de entidad.

Messi incluso lo probó de chilena

Pogba personificó tras el tanto el estado de ánimo de unos y otros con una bronca a sus compañeros que no encontró respuesta ni reacción. El galo volvió a ser una isla en el centro del campo y apenas pudo dejar un par de pinceladas de su clase, muy poco ayudado por un equipo que esta vez sí que se vio superado por los acontecimientos y el escenario.

El álbum de Messi

Mientras unos estaban impotentes, Messi seguía dejando fotografías icónicas. Como la que saldrá del doble regate, caño incluido, que le hizo a Jones en una de las últimas acciones de la primera mitad, que fue casi idéntico al doble quiebro a Boateng de las semifinales de 2015. No acabó en gol porque a Sergi Roberto le faltó alma de delantero y a De Gea le sobraron ganas de reivindicarse.

El 2-0 dejaba con muy pocas opciones a los 'red devils' para la vuelta y el equipo de Solskjaer siguió vagando por el campo en la reanudación. Messi y Coutinho avisaron y el brasileño se reconcilió con la hinchada con un golazo que le sirvió para estallar de rabia e incluso dejar un mensaje por las críticas. De nuevo el astro argentino participó en la acción con un pase milimétrico a Jordi Alba y aunque la dejada del lateral al brasileño no parecía nada del otro mundo, el ex del Liverpool la puso fuera del alcance de De Gea desde muy lejos.

Coutinho celebra con rabia y mensaje el 3-0

Con el tercer tanto, el público y hasta los jugadores del Camp Nou comenzaron a prestar más atención al sorprendente Juventus-Ajax que al propio encuentro. Una distracción que sólo interrumpiría el omnipresente Messi, que seguía con su recital y no hizo el 4-0 de chilena de verdadero milagro.

Los últimos minutos, con la emotividad de la entrada de Alexis a su antiguo campo y la ovación a Dembélé, no dieron para mucho más. Un año después de la catástrofe de Roma, el Barça parece más dispuesto que nunca a regresar a la cima en Europa. Liverpool y Oporto ya están avisados. Y si Messi quiere "esa copa linda"... que los demás se preparen.

Sergio Álvarez

Sergio Álvarez

noticias 4,107 RANK 8
lecturas 66M RANK 2
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook