noscript image

Sin Messi, el 'spa' suplió al fútbol

Pin El último y el primero anularon sus fuerzas desde la dejadez. AFP
El último y el primero anularon sus fuerzas desde la dejadez. AFP

Sin Messi, el 'spa' suplió al fútbol

Al Huesca le faltó hambre para aprovechar la relajación del líder, el Barcelona se dejó el fútbol y las ganas en la Ciudad Condal a la espera de resolver el pase a semifinales de la Liga de Campeones. Debutaron Todibo, Wagué y Riqui Puig; Dembélé confirmó que vuelve a estar listo para la batalla.

El Barça decidió tomarse el día libre en la Liga. Se lo podía permitir, claro. La guerra del martes es mucho más crucial que un título liguero al que solo le queda elegir el papel de regalo para envolverlo. El Huesca puede que se pasara tanto tiempo convencido de que ganar al líder era imposible, que no se dio cuenta de que más colmillo le habría podido dar tres puntos revitalizadores. 

Tiene más explicación lo del conjunto de Valverde. Era más sensato dejar en casa a Messi y tenerlo a pleno pulmón contra el United. Aunque ahí queda el anticipo del futuro para saber cómo será la vida sin él. Es tan bueno el argentino que se nota aun cuando no está en el campo. Por su calidad y su imán. No hubo voluntarios para recoger el testigo de su ausencia. 

El único que a día de hoy puede gastar un traje parecido al de Messi es Dembélé. Tiene capacidad para alborotar, su inconsciencia se traduce en imprevisibilidad. Desborda asistiendo y marcando. No es Messi, pero ha dado muestras de sobras de que puede tener un impacto brutal en el juego. Pocos han sido capaces de robarle portadas a la estrella azulgrana. 

Sin embargo, Dembélé se contentó con hacer rodaje y no lesionarse. Él tuvo la única ocasión clara de verdad. En un mano a mano, disparó como si estuviera en un entrenamiento, puede que contagiado por el ambiente relajado de la tarde. Santamaría desvió a córner. 

Lo mejor de la acción fue el pase con 'ADN Barça' de Riqui Puig. Sin mirar, rompiendo líneas. Mostrando ese esbozo de Iniesta que lleva dentro y con el que cada día tendrá que luchar para tumbar los dos gigantes que amenazan su futuro en azul y grana: su físico inferior y su irregularidad. Repleto de ganas y pelea, su puesta de largo en la élite fue de lo más destacado. 

Sin Messi, sin sustituto, sin ganas, sin mucho en juego, el estreno de los nuevos fue lo único que se encontró en un desierto lleno de bolas de paja rodando. Todibo, que pide a gritos una cesión para que cincele sus cualidades, tuvo detalles. Wagué, frágil en defensa y cañón en ataque, fue el que más veces salió por televisión. 

Boateng es un jugador fantasmágorico

Capítulo aparte merece Boateng. En su segunda titularidad liguera, uno de los fichajes más 'random' de la historia del Barça en el mercado de invierno, lo único que hizo bien fue caer en fuera de juego. "Boateng sabía a lo que venía", defendió recientemente Valverde. No lo parece, la verdad. Cualquier canterano habría hecho lo mismo o más en los pocos ratitos que tendrá. 

El colista sumó un punto ante el líder. Eso es solo un 'clickbait' de manual. Porque casi cabría hablar de combate nulo. Lo peor, que la primera vez en la vida que el Huesca recibió en El Alcoraz al Barça puede que haya sido ya la oportunidad que más cerca tendrá nunca para tumbarle. 

El Barça, laxo y en ayunas, se paseó, se entrenó con uniforme de partido, se tomó el día para ir al 'spa'. Los de Francisco, repletos de pasión en sus partidos precedentes, jugaron con el freno de mano emocional, o habiéndose creído antes de tiempo que no tenían nada que hacer. 

Ni una parada de Ter Stegen, apenas algún susto. Así que puede que el punto que sumó sea al término de la jornada un paso atrás. Ahora que la cuenta atrás le aprieta la corbata, no se entiende que no muriera matando, por más que haya un abismo de calidad y presupuesto entre ambos. 

Para el Barça, fue simplemente una etapa llana con la que soltar piernas. Las de montaña regresan el martes. Y se podía permitir perder unos segundos en la clasificación general. La Liga se ha convertido para los de Valverde en una lucha contra la calculadora, no contra el Atlético de Madrid. 

José L. Malo

José L. Malo

noticias 844 RANK 23
lecturas 11M RANK 16
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook