noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Sin Ramos ni flor, Varane marchitó al Madrid

Pin El Madrid se disparó en un pie ante el City. AFP
El Madrid se disparó en un pie ante el City. AFP

Sin Ramos ni flor, Varane marchitó al Madrid

El Manchester City volvió a ganar a un Real Madrid irreconocible en defensa, donde no dejó de acumular errores imperdonables. Dos de Varane, garrafales, supusieron los tantos de Sterling y Gabriel Jesus. Benzema empató temporalmente para meter algo de emoción, pero el mejor de los blancos fue Courtois. Exhibición de De Bruyne.

Sergio Ramos. El Madrid es más que un jugador, pero es mucho menos equipo sin él. El año pasado Amazon grababa su cara de incredulidad en un palco mientras el Ajax arrasaba el Bernabéu. Todo porque con el 1-2 en la ida había forzado la amarilla para llegar limpio a la siguiente ronda. Esta vez, con chaleco y corbata en la grada, gritaba desesperado a sus compañeros ante tanto fallo atrás. Volviendo a lamentar la roja de la ida, una herida que en el Etihad se convirtió en hemorragia incontenible. Sin Ramos y sin flor, Zidane dio su primer sorbo a la derrota en la Champions. En una noche en la que el sólido bloque que ganó LaLiga se marchitó súbitamente

No llegará la 14; quién sabe si la primera de Guardiola. Quedan capítulos épicos para saberlo. Donde no hubo mística fue en el Etihad. El partido prometía porque se enfrentaban dos potenciales campeones, más aún con el 1-1 al descanso. Pero el Manchester no necesitó cargar todas sus balas gracias a todas las que se disparó el Madrid en sus propios pies. 

Cabría decir que el equipo de Zidane tiró la eliminatoria, aunque técnicamente lo hizo solo en este partido. Porque el City, recordemos, había ganado ya en el Bernabéu. Tuvo más mérito en la remontada de la ida, en su casa se limitó a aprovechar las concesiones atrás de los blancos. 

Sorprendió mucho la manera de enfocar la ausencia del capitán. Esta vez las fichas de Zidane no imantaron el acierto de la ruleta. Es más, su propuesta pareció más bien la de jugar a la ruleta rusa. Sin su capitán, decidió que el equipo sacara la bola jugada desde atrás. Justo el día menos agraciado de los suyos. Y así fue hasta el final. Para morir con las botas puestas, por cortocircuito, quién sabe. Pero el Madrid fue una riada de fallos sacando el balón desde atrás y el técnico no encontró una alternativa para dar un volantazo, una suerte que otras veces dominó tan bien.

Propuesta aparte, toda la defensa parecía con las botas puestas al revés. Desde el faro, Casemiro, hasta Varane; el que se presuponía que tenía que proteger a Militao acabó provocando los incendios más dolorosos, y los que costaron la derrota. Si hay algo que define a jugadores de la talla como la del francés es la capacidad de recuperarse de los malos ratos, pero es que su segundo error fue mucho más flagrante que el primero. En su colección de recuerdos quedará esta noche cerca de aquella tarde de triunfo ante Croacia en Rusa. 

Sterling penalizó a los nueve minutos los primeros funambulismos del Madrid. Varane, como si fuera el libre de una zaga de Guardiola, jugó con fuego en el área. Gabriel Jesus, que comenzó apostado a una banda, desbloqueó el reto de robarle la cartera al galo, algo que hacía muchísimos meses que costaba imaginar, y le regaló a su compañero el 1-0. 

Técnicamente, el Madrid debía seguir buscando dos goles para seguir soñando con la proeza. A falta del liderazgo de Hazard, con Modric y Kroos apagados, apareció el heredero del hambre voraz de Cristiano. Robó Benzema y le dio la bola con acuse de recibo a Rodrygo, casi telegrafiándole dónde debía ponerle el centro. Fue buen alumno y él buen cañonero. De cabeza metió de lleno a su equipo en la eliminatoria. 

Es más, la digestión emocional de la igualada hizo tambalear a los de Guardiola unos minutos. Tenían el balón en los pies, pero también miedo sin él. Eso sí, cada vez que el cuero pasaba por De Bruyne, el mundo adquiría otra velocidad. Fue capital en la ida, se marcó un partido estratosférico en la última eliminación ante el Tottenham. Y ante el dueño de las 13 Champions plantó sus credenciales para liderar el sueño de la primera Champions. 

Arropado en los arrebatos de Sterling y Gabriel Jesus, también con un Foden haciendo de falso '9' y de boya en la presión, se acrecentaron esos terremotos autoprovocados por los zagueros de Zidane. 

Sin Ramos ni flor, Varane marchitó al Madrid

El discurso de Guardiola fue más eficiente que el de Zidane al descanso. Ninguno hizo cambios en la reanudación, pero salió dispuesto a machacar el City, que recibió de buen grado la barra libre atrás de los blancos. 

El 1-1, de hecho, no amilanó al City. Courtois, que encontró más enemigos de rosa que de celeste, empezó a hacer paradas con desesperación. Se acumularon las llegadas 'citizen', comenzó a desaparecer Benzema. La baja de Sergio Ramos no solo dejó hecho añicos el escudo blanco, es que su ausencia también se reveló como capital en el ataque

Antes de que el tramo final con el resultado incierto llenara de dudas y miedo a los de Guardiola, cayó la sentencia. En el segundo demérito de Varane, este especialmente irritante para el seguido blanco porque fueron dos equiovaciones en una, dos cabezazos que se le quedaron cortos. Cuando trataba de rehacerse de su mal impacto, su cesión a Courtois se convirtió en una dejada para Gabriel Jesus, que agradeció bajo las piernas del belga el regalo. 

La épica, que siempre está invitada en un partido de Champions del Madrid, no apareció esta vez. Quizá sintió vergüenza de asociarse a un equipo que no mereció su suerte, que perdió ese aspecto pétreo de los últimos meses para convertirse en una zaga muy vulgar. 

Zidane saboreó la hiel de su primer revés europeo en la segunda eliminación consecutiva del Real Madrid en los octavos de final. Guardiola tiene el campo abierto para seguir soñando. Lisboa no verá al campeón español, pero es que tampoco lo vio el Etihad. La corbata y el chaleco de Ramos miraron con impotencia a un Madrid desnudo en Mánchester. 

José L. Malo

José L. Malo

noticias 1,285 RANK 18
lecturas 17M RANK 15
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook