noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Un orgullo para África

Pin Senegal venció a Polonia. AFP
Senegal venció a Polonia. AFP

Un orgullo para África

Como en 2002, en su hasta ahora única participación en un Mundial, Senegal comenzó en Rusia dando la sorpresa y llevándose una merecida victoria frente a una decepcionante Polonia. Cionek en propia puerta, Niang y un postrero tanto de Krychowiak propiciaron el 1-2 final, que supuso el primer triunfo africano en esta Copa del Mundo.

Como si no hubiera pasado el tiempo, como si Aliou Cissé continuara con el brazalete en su brazo y no fuera ahora el líder desde el banquillo. Senegal, la primera reina de África en Rusia, se montó en el DeLorean para viajar hasta Seúl y recordar aquello que le convirtió en gigante hace ya 16 años. Polonia, con Lewandowski perdido, se estrelló ante los 'Leones de la Teranga'.

El guión sigue siendo el mismo en Senegal, quien en 2002 fue capaz de derrotar a la Francia campeona de todo en el encuentro inaugural. La travesía ha sido larga hasta Rusia, pero con Mané, Koulibaly o Gueye las cosas son algo más fáciles. En esta ocasión, los de Cissé ni siquiera necesitaron una actuación estelar de su estrella.

Porque Polonia terminó convertida en otra decepción más en este Mundial, el de las sorpresas en la primera jornada. La última, la de Senegal, que con aprovechar los errores de Polonia y mantener un cierto orden defensivo le bastó para acompañar a Japón al frente del grupo. Colombia y Polonia, las favoritas, con la soga al cuello.

Primera parte para olvidar

Del taquicárdico Colombia-Japón se pasó en apenas una hora a un Polonia-Senegal que seguro que atrapó a más de uno en su sofá. Si fue así, no tuvo culpa, ya que la carta presentación de ambos equipos dio para siesta. Los errores en el pase y el miedo a perder protagonizaron un tramo inicial desesperante.

Con Mané buscando su sitio y Lewandowski absolutamente perdido, fue Sarr el que puso todo el peligro. El joven atacante constató lo mostrado en el Rennes, que es un jugador para cotas altas. Un centro suyo pudo suponer el gol de Mané en el 34', dos minutos antes de que Senegal encontrara premio.

Fue con fortuna, pero los goles así también son dulces. Gueye conectó un disparo desde la frontal que iba lejos de la portería, pero por el camino apareció la pierna de Cionek, que desvió lo justo el esférico para que el 0-1 fuera real. Antes del descanso, Sane tuvo en su cabeza el 0-2, pero se llenó de balón en un remate totalmente franco.

Control y decisión en Senegal

El paso por vestuarios no cambió absolutamente nada en Polonia, un equipo demasiado plano y previsible cuando Lewandowski deja de ser Lewandowski. En vista de las circunstancias, Senegal se vino arriba en todas las facetas. Mejoró su contundencia defensiva, amasó más el balón y encontró, al fin, la velocidad en su vanguardia.

La picardía africana contrastó con el desorden polaco en el 61', el minuto que terminó por decidirlo todo. Niang saltó al campo después de ser atendido y vislumbró un pase atrás de Krychowiak. Cionek completó su decepcionante partido quedándose dormido, Szczesny salió a por uvas y Niang, el más listo de todos, llevó al delirio a su gente.

Polonia quedó desmontada e incluso fue silbada por su afición. Milik, el que más, echó por tierra la opción del 1-2 que se hizo carne gracias a la cabeza de Krychowiak, que puso picante con su gol en el minuto 86. No hubo heroica para Polonia, ni siquiera una última ocasión para puntuar. Senegal bailó la última y enorgulleció a África.

Fran Navajas

Fran Navajas

noticias 1,563 RANK 16
lecturas 18M RANK 14
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook