noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

Doce años de la primera Champions de Cristiano

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 4 642

Pin Cristiano tocó el cielo por primera vez hace 12 años. AFP/Archivo
Cristiano tocó el cielo por primera vez hace 12 años. AFP/Archivo

Doce años de la primera Champions de Cristiano

BeSoccer por BeSoccer @besoccer_es - 4 642

Un 21 de mayo, pero de 2008, Cristiano Ronaldo se proclamaba por primera vez en su carrera campeón de la Champions League. Y lo hizo tras firmar una final llena de claroscuros, en la que el United fue más campeón por demérito del Chelsea que por el suyo propio.

Fue la primera final de la Champions (incluida la Copa de Europa) en la que enfrentaban dos equipos ingleses. Manchester United y Chelsea se batieron el cobre en el Estadio Olímpico Luzhniki de Moscú. Fue la primera Champions de Cristiano, aunque estuvo cerca de no poder celebrarla.

Más que la primera Champions, fue 'su' Champions. Fue el máximo anotador del torneo (ocho goles, uno en la final) y, a sus 23 años, acabó alzando la 'Orejona' en Moscú.

Cristiano inauguró el marcador aquella noche moscovita, pero el Chelsea, por medio de Lampard, igualó al filo del descanso. El partido llegó al 90' primero y después al 120' con el empate a uno. Hubo de resolverse por penaltis.

Y ahí vivió su momento crítico el luso. Empezaron lanzando los 'red devils', y Tévez acertó. Ballack respondió por los 'blues' anotando su penalti, y Carrick volvió a poner a los mancunianos por delante.

Le llegó el turno a Belletti, y volvió a Cristiano, pero la emergente estrella del United marró su lanzamiento. El Chelsea tomó ventaja a continuación en la tanda, por medio de Lampard, y Cristiano rompió a llorar, desconsolado.

Pasó de sentirse el héroe de la noche al villano. Hargreaves y Cole marcaron, y a continuación Nani hizo lo propio para el United. Y entonces, John Terry equilibró la balanza.

Su resbalón en el lanzamiento dio media final al United. De haberlo metido, el Chelsea hubiera ganado, pero no lo hizo. La tanda entró en muerte súbita. Anderson, 'Golden Boy' de ese 2008, anotó su lanzamiento.

Kalou respondió con igual acierto y el incombustible Giggs hizo también diana. Nicolas Anelka lanzó el que a la postre fue el penalti definitivo, y lo falló, dando el triunfo al Manchester United.

Las lágrimas de Cristiano pasaron a ser de alegría, y fue Terry el que lloró con amargura. El aún joven luso había tocado el cielo de Europa por primera vez. Lo volvería a hacer otras cuatro veces, con el Real Madrid, y a punto estuvo de repetir al año siguiente, antes de irse a España, pero el Barcelona de Guardiola le privó de la doble corona.

BeSoccer

BeSoccer

noticias 370K RANK 1
lecturas 907M RANK 1
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook