El Villarreal le roba la esencia al Madrid

Pin Pablo Fornals marcó un golazo con el que dio los puntos al Villarreal. EFE
Pablo Fornals marcó un golazo con el que dio los puntos al Villarreal. EFE

El Villarreal le roba la esencia al Madrid

El Real Madrid mejoró su cara de los últimos choques y pudo haber sentenciado en la primera mitad, pero un enorme Asenjo abortó todas sus ocasiones entre los tres palos. Con el choque roto, Pablo Fornals dibujó una preciosa vaselina en una contra tras córner blanco.

No hace mucho, Asenjo era Keylor Navas. Y Fornals Sergio Ramos. El Real Madrid ponía el muro y las musas, el rival se llevaba el mal rato en el equipaje. Así se cuenta la historia del Bernabéu de abuelos a nietos. Pero el nubarrón posado sobre Chamartín no quiere irse. Hay un tuerto junto al banquillo de Zidane. Y, para razón de los supersticiosos, esta vez vistió de amarillo. 

No hace mucho, los últimos minutos eran una pesadilla para el visitante. Los méritos se olvidaban cuando comenzaba la cuenta atrás, el rival se llenaba de dudas y el Madrid cabalgaba con fe denodada hacia un triunfo que le estaba esperando en línea de meta. Esta vez, no llegaron el córner salvador ni una contra oportuna. Es más, un saque de esquina propio en el 87 se convirtió en un fugaz ataque del Villarreal que saltó la banca. Keylor Navas lo evitó primero en el claro mano a mano con Ünal -ligeramente en fuera de juego, por cierto-. Tan grosero resultó el error del turco como deliciosa la vaselina de Fornals. El castellonense ya está empadronado en el Bernabéu: allí debutó, allí se coronó. 

Perdió otra vez el Real Madrid, al que se le vino un alud encima el día que parecía regresar a la vida. No encontró pista de aterrizaje hasta los 20 minutos. Eso sí, ya desperezado, volvió a enseñar colmillo. Sin la magia de Isco ni el metrónomo de Modric, con Cristiano poniéndose los galones y ordenando el bombardeo.  

Pero Sergio Asenjo no teme las guerras. Más infierno que cuatro roturas de ligamentos no hay. Solo un hombre de gran determinación puede regresar a tan alto nivel. La primera mitad fue una película en bucle: tiro del luso, parada del palentino.

Asenjo fue cambiando de personalidad. Ahora Gene Kelly, parando bajo la lluvia; ahora ese Casillas antológico ante Perotti. Así fue en la última de sus cuatro intervenciones magistrales durante la primera mitad. Cristiano remató en el balcón del área pequeña y el arquero se lanzó como si quisiera cubrir una granada para salvar a sus compañeros. El portugués se fue mascullando. Más por un posible empujón que por el fallo en sí. 

Más claras fueron unas manos de Álvaro tras cabezazo de Bale y que Undiano Mallenco se tragó. Pero cuando el fútbol dice no, es no. 

Al Villarreal le faltó la ambición de otras temporadas. También la inspiración de Bacca, que fue su versión de marca blanca. Los de Calleja vivieron de una valentía intermitente que cristalizaba en acciones como un bello pase de Fornals con el exterior. Cuando adelantó líneas y se lo creyó, alejó el peligro y lo hizo suyo. Cheryshev casi amplía su infausto recuerdo en el Bernabéu cuando entró por la frontal. La portería se le hizo grande y el tobillo de chicle con un tirito inocuo. 

Buscando alternativas 

Al Madrid se le fueron apagando los músculos y la moral. Cada intervención de Asenjo era un ladrillo más en su muro. El rostro demudado de Zidane pasó a la acción a 20 para el final: fuera Isco y Bale, dentro Lucas y Asensio, que son una suerte de Zipi y Zape 2.0. Niños con cara de buenos que siempre hacen los deberes.  

No fue la esperada medicina de acción rápida, de todos modos. El Villarreal, cómodo, se refugió en el techo del empate y, de pronto, se encontró el cielo abierto en ese contragolpe. El recuerdo de los triunfos en el descuento pesa en la historia del Real Madrid. Pero no estaba Sergio Ramos. Y hay luces que este año no terminan de prender. Como salir airoso de partidos rotos y jugados de tú a tú. Eso lo acabó haciendo el Villarreal, disfrazado de Madrid por un día. Quizá haya que ir al vestuario visitante a encontrar las respuestas. O a borrar los restos de 'kryptonita' que dejó un Asenjo antológico. 

José L. Malo

José L. Malo

noticias 657 RANK 23
lecturas 8M RANK 18
Más noticias del autor
Uso de cookies: Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación e inferir grupos de interés. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Adicionalmente, compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración Aceptar

Follow BeSoccer on Facebook