noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

El Bayern engulle al Schalke 04 como entrante de la temporada

Pin Gnabry marcó un 'hat trick'. AFP
Gnabry marcó un 'hat trick'. AFP

El Bayern engulle al Schalke 04 como entrante de la temporada

El Bayern de Múnich arrasó al Schalke 04 (8-0) en el Allianz Arena para comenzar su temporada de una forma inmejorable. Los de Hansi Flick no dieron ni la más mínima opción a un rival que, desde que Gnabry marcó en su primera ocasión, se esfumó.

El Bayern de Múnich aplasta. Es lo que sabe hacer, a lo que se dedica y lo que hizo en su primer partido de la temporada 2020-21 en la Bundesliga. Destrozó a un Schalke 04 que empezó combativo, acabó por los suelos y no tuvo ni la más mínima opción.

El festival lo comenzó Gnabry. Los visitantes propusieron un inicio alegre, con ritmo, y él les asestó un golpe en el centro de su orgullo. En la primera ocasión del equipo en todo el encuentro, recibió un balón teledirigido de Kimmick, lo bajó, burló a Stambouli y ejecutó a Fährmann con un zurdazo marca de la casa.

Desde entonces, no hubo oposición alguna. Flick llenó el hueco que dejó Thiago con un Kimmich que asumió sus labores en la distribución de la pelota y un Goretzka más enfocado al plano defensivo pero insistente en las llegadas a la frontal para aprovechar segundas jugadas.

Esto justo fue lo que ocurrió en el 3-0. Gnabry puso un pase raso potente al corazón del área, Kimmich se lo regaló a Leon y él, de primeras, firmó su diana. No estaba tan fino como ellos Lewandowski arriba, que poco tardó en compensarlo cuando, en una de las varias jugadas en las que no mató como suele matar, provocó un penalti que él mismo materializó.

En el Schalke 04, no acompañaban ni la calidad ni el acierto ni la fortuna. Su centro del campo quedó cercenado a la media hora de partido por la lesión de Serdar y Schöpf, como el resto, no encontró soluciones. Los más activos eran Kabak y Stambouli, los centrales, con más brillo del segundo dentro de lo que cupo.

Gnabry celebra un gol

En el Bayern, deslumbraban todos. No se echó de menos a Davies correteando por la banda. Gnabry estaba imperial; Sané, generoso e infalible; Müller, discreto y correctísimo; Süle, inexpugnable con su fiel escudero Boateng, y Lucas Hernández y Pavard, más que suficientemente acertados en un día tranquilo.

Serge, de hecho, repitió la operación del comienzo del choque. Puso el cuarto al poco de arrancar la segunda mitad tras salvar Fährmann un mano a mano con Sané y caerle la bola. Poco después, Leroy le regaló el 'hat trick', esta vez aposta, para que rematara a puerta vacía.

Lo que faltaba era el gol del de siempre: Müller. Se asoció con su fiel Lewandowski, que volvió a compensar, como con aquel penalti que provocó, su falta de gol con un pase de rabona espectacular que le sirvió en bandeja de plata a Thomas el sexto. Y dos minutos tardó Sané en reaparecer para, esta vez sí, meter él su gol y firmar el séptimo.

Flick, ya con un marcador ignominioso en lo más alto del Allianz Arena, dio entrada a la 'chavalería' para dar descanso a los expertos. El Schalke 04 encontró algunos huecos, pero Musiala les hundió de nuevo y demostró que, lleve quien lleve la camiseta del Bayern, ese alguien arrasa. Su 8-0 a disparo cruzado fue el definitivo.

Los jugadores del Bayern celebran un gol

David Caravaca

David Caravaca

noticias 823 RANK 25
lecturas 2M RANK 29
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook