noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo App Huawei

Informe demográfico del fútbol español: ¿de dónde proviene el talento?

Pin Informe demográfico sobre el fútbol español. BeSoccer Pro
Informe demográfico sobre el fútbol español. BeSoccer Pro

Informe demográfico del fútbol español: ¿de dónde proviene el talento?

BeSoccer Pro realiza un barrido por Primera, Segunda y Segunda División B para detectar las principales lanzaderas de futbolistas según comunidades autónomas, provincias y municipios. Una visión demográfica interna en datos absolutos y también cada 100.000 habitantes para medir la representatividad de todas las zonas geográficas. No falta la mirada comparativa con las nacionalidades extranjeras.

Para consultar la versión del informe en PDF, aquí

España es un país de fútbol, lo tenemos claro. ¿Pero cuál es su mapa balompédico real? ¿Es cierto eso de que Andalucía resulta la mayor fábrica de estrellas del césped? ¿Hay también duopolio de Madrid y Barcelona generando talentos? ¿Cómo es la división Norte-Sur? ¿Qué dice la tasa de futbolistas por cada 100.000 habitantes en todos los rincones? ¿Y los municipios donde nacen más futbolistas? BeSoccer Pro hace un estudio demográfico nacional para configurar una radiografía exhaustiva por categorías, comunidades autónomas, provincias y localidades. 

El fútbol está encuadrado en el sector terciario de las actividades económicas. Pero estudios recientes recalcan que su infraestructura y el volumen financiero que maneja, por no hablar del seguimiento de masas que produce, deberían convertirlo en un segmento propio. En cierto modo lo es. De ahí que el viejo sueño de los niños de ser futbolistas sea cada vez más real. Muchos se quedan por el camino, pero un buen puñado abre por ahí una espita para ganarse la vida. Y más allá del duopolio Barça-Madrid, de quién desciende o se clasifica para Champions, nos hemos preguntado cuál es el mapa futbolístico español. Y ponderar lo que es capaz de producir cada comunidad autónoma, cada provincia. 

Antes de entrar en honduras, avanzamos las claves de nuestro estudio. Para empezar, queda focalizado en Primera, Segunda y Segunda B. Incorporar la Tercera, donde la administración es más complicada, aumentaría el margen de error, más aún teniendo en cuenta la gran cantidad de equipos que la componen y una fluctuación de futbolistas elevada por los impagos y la situación sanitaria. De hecho, asumimos ese pequeñísimo margen de error derivado de lo que hemos bautizado como 'efecto Bryan Gil': futbolistas que nacieron físicamente en un determinado lugar pero que a edad muy temprana cambiaron a otra residencia y ellos mismos se consideran oriundos de ese nuevo lugar. El extremo del Eibar es mayoritariamente asumido como natural de Barbate (Cádiz), pero su partida de nacimiento está fechada en L’Hospitalet de Llobregat. Son más de uno los casos así en nuestras fronteras.

Mapa por comunidades

Más allá de las cifras absolutas manejadas en las tres categorías, tenemos muy presentes los criterios geográficos y poblacionales, según actualización del INE (2021). No es lo mismo triunfar en la élite siendo un jugador de Soria, que tiene algo menos de 90.000 habitantes, que de Zaragoza, que tiene diez veces más. Igualmente, hay un mundo entre los cerca de 100.000 kilómetros cuadrados de Castilla y los 5.000 de Islas Baleares. Por ello, hacemos alusión constante a la tasa de jugadores por cada 100.000 habitantes, el criterio ahora tan tristemente de moda por los datos de la pandemia, para así ponderar mejor la representatividad de cada denominación de origen. No obviamos algunos apuntes territoriales importantes, como las comunidades uniprovinciales, que riza el rizo en las islas, donde no es lo mismo hablar de comunidad, provincias e islas. Atendemos también a la división administrativa oficial de España, que distingue 17 comunidades autónomas y 50 provincias, amén de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En total, la muestra es de 2.359 jugadores nacidos en territorio español, 334 en Primera, 409 en Segunda y 1.616 en Segunda B. Así queda el punto de partida del informe.   

Súscribete a nuestra newsletter gratuita para recibir más informes como este

Mapa por comunidades autónomas 

Clubes por comunidades

Comenzamos el estudio por las capas superficiales para poco a poco a ir cavando más hondo en el estudio. Se impone, por tanto, una primera mirada por comunidades autónomas. Si nos atuviéramos exclusivamente al total de jugadores por cada una de ellas, la información sería sesgada, obviamente hay más potencial para parir futbolistas en las que presentan mayor densidad de población. Por ello, nos ceñimos más a la tasa de jugadores por cada 100.00 habitantes y así unificamos la comparación. La muestra, recordemos, se ciñe a Primera, Segunda y Segunda División B

Aclarado ese punto, una conclusión inicial es la predominancia del norte. Manda Navarra, con una tasa de 13.61 futbolistas por cada 100.00 habitantes. Y es que sus 90 habitantes repartidos por las tres primeras categorías del fútbol patrio ocupan la novena posición en términos absolutos, pero en comparación con su propia población, su representatividad es la más alta. Los navarros son los vecinos con mayor predisposición a jugar al fútbol en España. 

La Rioja, con 11.57, es la segunda del ranking (37 futbolistas). País Vasco (11.17), Asturias (9.82) y Cantabria (9.26) terminan de conformar ese dominio septentrional en el país. En cuanto a los archipiélagos, salen datos similares. Mientras que Islas Baleares comparece en sexta posición, con una tasa de 6.32,  Islas Canarias está en la novena (5.24). Región de Murcia (5.76) y Extremadura (5.45) están justo entre ambas comunidades, mientras que Galicia (5.03) completa el 'top ten'.  

Tras Aragón (4.51), vemos que Andalucía, en duodécimo lugar, es la que nutre de más futbolistas al fútbol (378), pero no tiene una representatividad tan alta (4.47). Un primer modo de desmontar el mito de que de Despeñaperros hacia abajo es la profesión más activa. Algo similar a la Comunidad Valenciana, decimocuarta con 211 jugadores y una tasa de 4.17. En decimotercer lugar queda Castilla-La Mancha (4.25).     

Y aunque Barça y Madrid son los dos grandes de nuestro fútbol, a nivel demográfico sus regiones no poseen tal protagonismo: respectivamente, son decimoquintos (3.84) y decimoséptimos (3.48). Más correspondencia se encuentra en las ciudades autónomas de Melilla, que comparece en penúltimo lugar (3.45), y Ceuta, que es la que cierra esta visión del mapa (1.19). Castilla y León, que es el territorio más grande de España, completa el reparto en el decimosexto escalón (3.55). 

En números absolutos, en cambio, la clasificación la liderarían Andalucía (378 jugadores), Cataluña (299), País Vasco (248), Comunidad Valenciana (211) y Galicia (136).

Damos otro paso segmentando por categorías. Mirando el mapa doble de este estudio, nos topamos con que los navarros son los que más hueco se hacen en Primera. 2.72 de cada 100.000 habitantes de su tierra juegan en la élite, se dice pronto. La segunda posición también es para el País Vasco (2.03); la variación más reseñable es ver a Galicia cerrando el podio (0.93). Ojo al ranking por debajo, y es que aparecen algunas de las superficies más grandes: Castilla y León (0.38), Castilla-La Mancha (0.49), Comunidad de Madrid (0.53) y Andalucía (0.60). Solo Asturias rompe esa tendencia en la zona baja (0.49). Melilla y Ceuta son las únicas que no aportan representantes a LaLiga Santander

Mirando cifras absolutas, Andalucía (51), País Vasco (45), Cataluña (44) y las comunidades de Madrid (y Valencia (ambas con 36) son las que más sobresalen. En cambio, la membresía de Cantabria (3) y La Rioja (2) es prácticamente testimonial. Las dos ciudades autónomas directamente no tienen. 

En cuanto a la Liga SmartBank, el producto más autóctono es el de Asturias (2.16, 22 jugadores). Igualmente, los navarros se hacen notar en la categoría de plata, pues aparecen en segundo lugar  (1.36, 9). Los jugadores canarios (1.33, 29) y baleares (1.28, 15) irrumpen en el dominio norteño. País Vasco (1.26, 28), La Rioja (1.25, 4) y Cantabria (1.20, 7) figuran entre los primeros puestos. Las dos castillas repiten en el pozo de la clasificación (0.59 la manchega, 0.46 la leonesa). Aunque en números totales, andaluces (83), catalanes (55) y madrileños (45) engloban un 44.85% de los jugadores españoles repartidos por la categoría de plata. Ceuta vuelve a quedarse fuera y Borja Garcés aparece como el único estandarte melillense.

La mirada a la Segunda B tiene menos glamour, pero es un indicador interesante habida cuenta de que hablamos de 1.616 jugadores. Los 102 clubes de Segunda B están poblados de futbolistas nacidos en Andalucía (244), Cataluña (200), País Vasco (175), Comunidad de Madrid (155) y Comunidad de Valencia (142). En total, 916 jugadores, el 56.68% de los españoles en el fútbol de bronce. Pero el podio de representatividad lo copan La Rioja (9.69), Navarra (9.53) y País Vasco (7.88).  

Andalucía completa su particular 'hat trick', pues es la comunidad más representada en las tres primeras categorías. Es decir, aunque su tasa respecto al número total de habitantes es de media tabla, su caudal de jugadores en España se confirma como una cantera inagotable

Otra manera de contrastar el dato de incidencia de cada provincia de Primera a Segunda B es mirar cuántos clubes pertenecen a cada comunidad. Y así nos encontramos que Andalucía no solo es la que más jugadores tiene, sino también más equipos, hasta 19 (un 13.19% del total de 144 equipos que hay de Primera a Segunda B). Comunidad de Madrid (15, 10.42%), Cataluña (14, 9.72%), País Vasco (13, 9.03%), Valencia (12, 8.33%) y Castilla y León (11, 7.64%) son las siguientes, y entre ellas sobrepasan la mitad. Con 8 figuran Galicia y Asturias (5.56%), mientras que la Región de Murcia aporta 6 (4.17%). Empatan con 5 y un 3,47% de representación Extremadura, Castilla-La Mancha, Islas Canarias, Aragón, Navarra y La Rioja. Cierran la tabla Islas Baleares (4, 2.78%), Cantabria (2, 1.39%) y Melilla (1, 0.69%). Son 143 a los que hay que añadir el FC Andorra.

Mapa por provincias

Mapa por provincias

Visto el punto de partida que sitúa a las comunidades autónomas del norte como las que más futbolistas aportan, la mirada desde el prisma exclusivo de las provincias redunda en ello, aunque amplía horizontes. Las 50 provincias, así como las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, están representadas con al menos un jugador entre Primera y Segunda B. Como no podía ser de otro modo, por su condición de región uniprovincial, repite en el liderato Navarra con los mismos datos (90 futbolistas y una tasa por 100.000 habitantes de 13.61. 

Guipúzcoa es la segunda también con cifras destacadas, 98 jugadores y una tasa de 13.48. Soria rompe esa tiranía de las comunidades más cerca del cantábrico colándose en la tercera posición (12.38, 11 jugadores). Sin duda, el primer dato interesante de este enfoque, puesto que su comunidad, Castilla y León, es la quinta con menos incidencia por cada 100.000 habitantes. Continúa La Rioja, otra comunidad provincial, (11.57, 37 futbolistas), si bien en quinto lugar volvemos a encontrar la segunda provincia vasca, Vizcaya, con una tasa de 10.78 merced a sus 125 representantes en las categorías. Y tras Asturias (9.82) y Cantabria (9.26), está Álava (7.49), por lo que las tres provincias del País Vasco dejan a la comunidad entre los ocho primeros lugares y hablan muy bien del talento que hay en Euskadi.    

En el gráfico por provincias está la relación completa y su representatividad para ahondar en el ranking y en los datos. De la lectura reposada continuamos extrayendo reflexiones interesantes. Como el hecho de que sea Huelva la provincia andaluza que más aporta, con una tasa de 6.29 (33 futbolistas onubenses). Curioso que lidere una ciudad con plaza en Segunda B cuando entre Sevilla, Cádiz, Granada, Málaga y Almería aportan seis equipos al fútbol profesional. O como que haya once provincias con menos de diez representantes: Lleida (8), Palencia (7), Zamora (7), Cuenca (7), Guadalajara (7), Burgos (6), Segovia (4), Melilla (3), Teruel (2), Ávila (3) y Ceuta (1).

Teniendo en cuenta los datos en bruto, Madrid y Barcelona hacen gala de su fama de ciudades grandes, pues son los que aglutinan más jugadores en España: 236 y 207, respectivamente. Encontramos también un amplio volumen de vizcaínos (125), valencianos (102), guipuzcoanos (98), sevillanos (93), alicantinos (82), gaditanos (75) y futbolistas de Las Palmas (72). Respecto a las regiones uniprovinciales, lucen también los de Asturias (100) e Islas Baleares (74). 

Mapa por provincias

En Primera División, el componente habitual del norte sigue haciéndose patente. Guipúzcoa (2.75), Navarra (2.72), Álava (1.80), Vizcaya (1.64) y Soria (1.13) forman el ‘top 5’. Curiosamente, en posiciones cabeceras hay provincias sin representantes de clubes en el fútbol profesional, pero sí con jugadores: La Coruña (1.07) o Pontevedra (1.06) igualmente aparecen en el 'top ten'.

La categoría de plata dibuja un podio mucho más heterogéneo, sin duda. Asturias, con una tasa de 2.16, es la que marca la pauta. Tras ella, Las Palmas figura con 1.86, mientras que la tercera es Huelva, que está en 1.72. A partir de ahí, vuelve a haber protagonismo de las Guipúzcoa (1.65), Navarra (1.36) o Vizcaya (1.29). Por debajo, la representatividad de Almería (0.27), Burgos (0.28) y Álava o Salamanca (ambas con 0.30) es la más pobre

Madrid (45) y Barcelona (39), en datos absolutos, son quienes más riegan de futbolistas la Segunda División. Llama la atención que Asturias también esté entre los puestos de honor desde este punto de vista; son 22 los asturianos en la categoría, la gran mayoría en Oviedo y Sporting.

Comoquiera que Segunda B es la división con más futbolistas, el crisol es mucho más abierto, si bien vuelve a darse la tónica de que los conjuntos de la cornisa cantábrica y zonas más al norte destaquen. Eso sí, es Soria la que se posiciona en la primera posición. Son únicamente 9 jugadores los que aporta a los cinco grupos, pero suponen una tasa de 10.13, la única provincia que llega a los dos dígitos. Vuelven a reconocerse por detrás a La Rioja (9.69), Navarra (9.53), Guipúzcoa (9.08), Vizcaya (7.85) o Cantabria (7.55). Lleida es la única cuya representatividad baja de la unidad (0.91). 

Se repite la tónica de Madrid (155) y Barcelona (135) regando de más futbolistas que cualquier otra provincia la categoría de bronce, como era de esperar. Las otras que salen de la media son Vizcaya (91), Guipúzcoa (66), Valencia (64) y Alicante (60). En cuanto a las comunidades uniprovinciales, Asturias, con 73 jugadores, es la más jalonada.

El fútbol en los municipios

El fútbol por municipios

El fútbol siempre nos deja la sensación de que, cuanto más cerca, más pequeño, más auténtico es. Por eso en los municipios nos parece más verdadero. Además, suele ser un gran caladero de buenos futbolistas. Fuentealbilla alumbró a Iniesta, Langreo a Villa, Arguineguín a genios como Valerón y Silva, Vélez-Málaga a Fernando Hierro, Utrera a Reyes, Velada a Abel Resino… La tendencia se mantiene. 

Jorge de Frutos, hombre-asistencia del Levante en los últimos meses, es el jugador nacido en el pueblo más pequeño de cuantos hay representados en Primera. Vino al mundo en Navares de Enmedio, una villa segoviana de menos de 100 habitantes y una superficie de 24,61 kilómetros, según sus datos oficiales. El atacante granota es, junto a David García, Pedraza, Bruno, San Emeterio, Borja García, Pere Pons, Juncà, Joan Jordán, Moncayola, Lozano y Pedraza, uno de los 12 futbolistas de un municipio con 1.000 o menos habitantes  que lleva sus orígenes por bandera. No está nada mal que supongan un 3.59% de los futbolistas españoles en Primera. 

Entre 1.001 y 20.000 el dato es muy serio, un 24.55% de jugadores (82 en total). El gran ejemplo es Iago Aspas, vecino de oro de Moaña, que apenas sobrepasa los 19.000 habitantes. Sergio Ramos, además del orgullo de Camas, es uno de los 52 futbolistas nacidos en un municipio de entre 20.001 y 50.000 habitantes. Las muestras hasta 100.000 suben los datos de superficie y población, aunque ahí siguen predominando localidades modestas. Como Coslada, donde comenzó la vida de Dani Parejo. El mediocentro es uno de los 36 futbolistas en esa franja, que supone un 10.78% de la muestra. 

En los suelos de entre 100.001 y 500.000 habitantes se concentra la mayoría de españoles de Primera: un global de 104 que suponen el 31.14%. Entre ellos está el rojiblanco Saúl, natural de Elche. En los términos municipales más grandes, ya entrando en el terreno de las grandes ciudades, la representatividad decrece. Es del 5.69% entre 500.001 y 1.000.000 (19 jugadores), mientras que más allá del millón solo hay 29 jugadores en la élite, un 8.68%

Al igual que pasa en Primera División, las dos siguientes categorías igualmente tienen el segundo segmento de mayor población a la mayoría de jugadores. De hecho, casi comparten porcentaje: 35.21 y 35.27, respectivamente. Eso sí, los términos municipales más pequeños aportan más futbolistas en Segunda B (46), ya que hay 80 equipos más. Solo encontramos a tres tipos de la categoría de plata nacidos en pueblos muy pequeños: Pablo Trigueros, de Herreruela de Oropesa, en Toledo, un municipio de unos 333 habitantes; César de la Hoz, natural de Orejo (446 habitantes según su censo en el INE), en Cantabria; y Gerard Gumbau, que es de Camplloch (Girona), localidad de unos 535 habitantes en virtud de los últimos datos oficiales.        

La superélite de Primera División

ELO más de 80

Messi, Benzema, Luis Suárez, Ocampos… Es habitual que en las grandes ligas los extranjeros estén entre los mejores futbolistas del país. Pero España puede presumir de talento autóctono en la élite. Recurrimos al factor del ELO para hacer esa distinción y nos salen 30 jugadores con 80 o más puntos, el criterio más normalizado para identificar a los jugadores de mayor nivel. El jugador con más ELO es Sergio Ramos, con 93. Pero… ¿cuáles son los nichos más representados?  

Una vez más, Navarra adquiere un gran protagonismo. La comunidad foral marca el paso gracias a cinco futbolistas: Mikel Merino (83), Raúl García (82), Monreal (81), Muniain (81) y Álex Remiro (81). Es la primera tanto en términos absolutos como en tasa por cada 100.000 habitantes (0.76). Unai Simón (83) da a Álava su único representante, pero una incidencia de 0.30. Tarragona es tercera (0.24) gracias a los 81 puntos de ELO de Sergi Roberto y Marc Bartra

En total, hablamos de 16 provincias en este ranking premium. Lo completan Vizcaya (Iñaki Williams e Iñigo Martínez), Cantabria (Canales), Castellón (Pau Torres), Guipúzcoa (Oyarzabal), Alicante (Gayá y Saúl), Pontevedra (Iago Aspas), Sevilla (Sergio Ramos y Jesús Navas), Las Palmas (David Silva), Cádiz (Suso), Valencia (Raúl Albiol y Carlos Soler), Murcia (Portu), Madrid (Carvajal, Koke, Parejo y Morales) y Barcelona (Piqué, Jordi Alba y Busquets). La lista, por cierto, nos deja seis jugadores de la Real.  

ELO 70-79

En cuanto a los jugadores de segundo orden, entre 70 y 79 puntos de ELO (son 87 en total), toca seguir elevando la cabeza en el mapa. Guipúzcoa, con 0.83 de tasa y 6 jugadores, vuelve a aportar talento. Aquí la novedad es ver a Ávila en el podio (0.63), representada por Rubén Peña (72), al igual que Palencia (0.62), cuya bandera es Sergio Asenjo (79). Lugo (0.61), Navarra (0.60 y Cuenca (0.51), igualmente se destacan entre las primeras posiciones. El delantero del Eibar Kike García es el gran orgullo conquense, concretamente de la modesta localidad de Motilla del Palancar, que está en torno a los 6.000 habitantes según los últimos estudios demográficos.    

ELO 60-69

Bajando al escalón entre 60 y 69, nos topamos con 102 futbolistas. Y de nuevo hay claro color septentrional: Guipúzcoa está en la cúspide (1.24, 9 jugadores) y le siguen Álava (1.20, 4) y Navarra (0.76, 5). Segovia (0.65, 1), La Rioja (0.63, 2), La Coruña (0.53, 6) y Cádiz (0.48, 6) se reparten las primeras posiciones.  

ELO 60 o menos

Son 113 los futbolistas con 60 o menos puntos de ELO. Aquí el ranking destaca a Soria (1.13, 1), Vizcaya (0.78, 9), Pontevedra (0,63, 6), Navarra (0.65, 4), Valladolid (0.58, 3), Guipúzcoa (0.55, 4)  o Huesca (0.45, 1). Lluis Andreu, canterano del Elche, figura como el jugador con menos ELO de la categoría (29). 

Jugadores más 30 años

Repetimos la operación deteniéndonos en los tramos por edades. Los jugadores más veteranos (a partir de los 31) también llegan desde la provincia de Navarra. Del total de 87 hay 6, para una representatividad poblacional de 0.97 por cada cien mil habitantes. Tras ellos queda Palencia (0.62), con el ya comentado caso de Sergio Asenjo (31), y Álava (0.60, 2 jugadores). 

Jugadores 20 años o menos

Nos vamos al extremo contrario, a los 36 futbolistas con 20 o menos años. Aunque en números absolutos mandan Madrid (6), Barcelona (4) y Santa Cruz de Tenerife (3), la tasa de representación destaca por enésima vez a Navarra, que está en 0.30 merced a Oihan Sancet y Aimar Oroz. Tanto Pedri  como Javi López y Óscar Castro dan a su provincia tinerfeña un 0.29. Córdoba (0.26, 2 jugadores) queda en tercer lugar. Cáceres (0.26, 1), Ciudad Real (0.20, 1), Vizcaya (0.17, 2), Islas Baleares (0.17, 2) y Jaén (0.16, 1) figuran igualmente en las posiciones cabeceras. 

Jugadores 21-25 años

Jugadores 26-30 años

Guipúzcoa es la dominadora tanto en el tramo de los 21 a los 25 años como de los 26 a los 30. En el primer caso, su tasa es de 1.51 (11 jugadores), mientras baja a 0.83 (6) en el segundo. El podio de 21 a 25 lo completan Soria (1.13, 1) y Navarra (1.06, 7). En el otro segmento (26-30), están Ávila (0.63, 1) y Badajoz (0.60 y 4).

Los equipos más autóctonos

Clubes más autóctonos

Con todos los datos ya analizados hasta ahora, no debería sorprendernos pulsar que los equipos más autóctonos se encuentran en la zona norte de España. Por descontado, el que más es el Athletic de Bilbao, puesto que así lo obliga su filosofía ancestral de solo integrar la plantilla con futbolistas vinculados con la región de Euskal Herria. Con todo, mirando estrictamente la comunidad autónoma en la que se encuentra el equipo, hablamos de que hay 21 futbolistas vascos en el equipo de Marcelino (el resto son navarros). 

Puntualizado este asterisco, el líder simbólico de Primera es la Real Sociedad, que tiene en nómina a 12 jugadores del País Vasco. Una apuesta local que también va acompañada de juventud, por lo que todo apunta a que en los próximos años los donostiarras serán el conjunto más autóctono del campeonato. 

También el Celta puede presumir de ser un equipo muy gallego, puesto que hay 11 oriundos de la tierra en su plantel. Un buen número de jugadores regionales presentan Osasuna (9), Betis y Villarreal (ambos con 8). En la orilla opuesta, SD Huesca y Valladolid completan el deshonor de no contar con ningún futbolista aragonés ni castellanoleonés, respectivamente. Poco arraigo.   

En el pulso entre Barcelona y Real Madrid, aunque hoy en día el concepto de canterano ha mutado con tanta inversión en niños para ir horneándolos en casa, encontramos una pequeña ventaja para los azulgranas, que tienen en sus filas a 7 catalanes, por los 5 madrileños que maneja Zidane en su plantel. Granada (7), Valencia (6), Atlético (5), Alavés (4), Cádiz (4), Elche (3), Sevilla (3), Getafe (2), Levante (2) y Eibar (1) completan el panel.   

Otra mirada local es ver cuántos jugadores de su provincia tienen Athletic y Real Sociedad. Aquí el reparto es prácticamente parejo. Iñaki Williams, Iñigo Martínez, Capa, Yeray, Unai Núñez, Villalibre, Unai Vencedor, Iago Herrerín, Morcillo, Lekue, Zárraga, Ibai Gómez e Iñigo Vicente son los 13 de los rojiblancos. En los donostiarras hay 11, lo cual significa que todos sus vascos salvo uno (Ander Guevara) son guipuzcoanos. Se trata de Oyarzabal, Zubeldia, Elustondo, Gorosabel, Zaldua, Illarramendi, Zubimendi, Guridi, Merquelanz, Sangalli y Barrenetxea.  

El siempre acalorado duelo Betis-Sevilla deja empate con este enfoque. Juan Miranda y Fran Delgado son dos sevillanos de verdiblanco, mientras Jesús Navas y el guardameta Javier Díaz lo son en Nervión. El otro gran derbi que se puede ver en la élite, Valencia-Levante, da una victoria mínima a los de Mestalla. Lato, Carlos Soler y Cristian Rivero juegan como 'ches'. Rochina y Roger, nacidos en Sagunto y Torrent respectivamente, defienden los colores del cuadro 'granota'.

Los mejores de norte y sur

Norte Sur fútbol español

Un enfoque curioso a la par que interesante lo obtenemos configurando el once ideal de una Selección del Norte y otra del Sur. Para configurar este ‘bonus track’ en nuestro estudio, trazamos una línea imaginaria y transversal a la altura de la región de Madrid, de tal modo que nos quedarían estas comunidades para el equipo septentrional: Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón, Cataluña, Castilla y León y Comunidad de Madrid. En cuanto a la división meridional, buceamos entre los mejores jugadores de Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana,  Islas Baleares, Región de Murcia, Andalucía, Islas Canarias, Ceuta y Melilla. Sin duda algunas, nos salen dos grandes escuadras. 

En este caso, no nos limitamos solo a los futbolistas que están en el campeonato español, abrimos fronteras para quedarnos estrictamente con la élite, independientemente de su liga actual. 

Con un 4-3-3, el Norte formaría con David De Gea (85 ELO) bajo palos. Los defensas serían Carvajal (86), Piqué (87), Iñigo Martínez (81) y Jordi Alba (86). Koke (88) estaría por la derecha, Dani Parejo (85) como único pivote y Sergio Canales (85) aparecería por la izquierda. Arriba, el tridente formado por Mikel Oyarzabal (89), Álvaro Morata (86) y Gerard Moreno (87). Es decir, la Comunidad Madrileña, con cinco representantes, sería el gran sostén de esa formación. Tres catalanes y dos vascos nutrirían también el grueso. Un cántabro lo completaría, por lo que hasta seis comunidades se quedarían fuera.   

En cuanto a la selección del Sur, en un 4-5-1 Pacheco aparece como el portero con más ELO (77). En una línea de cuatro, Jesús Navas (86), Sergio Ramos (93), Pau Torres (83) y Gayá (85) formando la zaga. Luis Alberto (84) y Fabián Ruiz (80) podrían ejercer de doble pivote, pese a no ser su posición natural, y en una triángulo más adelantado estarían Carlos Soler (82), Pozuelo (84) y David Silva (81). Roger sería el punta con mayor puntuación (77). 

Aquí hablaríamos de una base eminentemente andaluza, puesto que hasta cinco jugadores de su región aparecen en la alineación ideal, y valenciana, que suministra cuatro. La guinda, de un extremeño y un canario, así que en esta otra formación serían cinco las comunidades autónomas sin aportación. 

Y en caso de que ese partido se jugara, atendiendo al valor medio de ELO de ambos, 85.9 los norteños, 82.9 los sureños, a priori sería mejor equipo el primero. En el banquillo de estos, además, estarían jugadores como Remiro, Azpilicueta, Mikel Merino, Angeliño, Rodri, Dani Olmo, Raúl García o Portu. 

El el del sur, podrían formar también en una convocatoria, siempre atendiendo al criterio del ELO, Raúl Albiol, Bernat, Saúl, Campaña, Suso o Ferran Torres, entre otros.

Españoles por el mundo

Españoles por el mundo

En nuestra base de datos tenemos registrados a 402 jugadores nacionales repartidos entre la primera y segunda categoría de todos los países del mundo, lo cual habla de una gran representación lejos de España. Un importante movimiento migratorio que deja claro el gusto por nuestros futbolistas. Gracias a nuestro estudio, podemos mirar más detalladamente cuáles son los más apreciados. 

Respecto a las comunidades autónomas, distinguimos por cada 100.000 habitantes y por números absolutos, puesto que los resultados nos hablan de distintas realidades. Sin filtro, nos encontramos 94 andaluces, 84 catalanes y 49 madrileños en el podio de autonomías más reclamadas en el exterior. En clave más estricta, la mejor representatividad poblacional la ostentan ex aequo Cantabria (1.37, 8 jugadores) e Islas Baleares (1.37, 16). La Rioja (1.25, 4) es la tercera en cuestión, muy cerca. 

Repetimos la operación atendiendo al criterio de provincias. Y así nos sale el predominio de futbolistas barceloneses (58), madrileños (49) y gaditanos (34). Mirando la tasa, Cádiz se pone en primer lugar, con 2.73. Lleida es la que ocupa la segunda posición (1.82) y tanto Cantabria como Islas Baleares empatan en tercer lugar (1.37). Eso sí, hay que poner un asterisco al caso gaditano, puesto que 28 de esos 34 jugadores de ellos se encuentran enrolados en la Liga de Gibraltar.  

Los intercambios España-Portugal

Flujo ibérico

Es habitual el tráfico de futbolistas entre países colindantes cada temporada. Muchos austríacos desembocan en Alemania, o se establece un flujo bidireccional entre Países Bajos y Bélgica, por ejemplo. En nuestro estudio hablamos continuamente de España, aunque no podemos obviar que el territorio nacional vive cosido al portugués en la península ibérica. ¿Existe un trato similar también? La respuesta es sí. 

Más concretamente, podría hablarse de una correspondencia entre los españoles que van al fútbol luso y los portugueses que vienen a nuestro país. Al menos hablando de las dos primeras categorías. Desde Joao Félix, el futbolista con más ELO (81), hasta Ricardo Schutte (46), un total de 26 jugadores de nacionalidad portuguesa se reparten entre Primera (16) y Segunda División (10). Y distribuidos entre 18 conjuntos diferentes. La edad media es de 25.03. 

Son 16 los españoles en Portugal, 14 en la primera categoría y solo 2 en la segunda. No hay grandes diferencias en un cuanto al perfil de edad, puesto aquí el promedio es de 24.23. Una de los matices que sí se puede detectar es que los grandes lusos apuestan más, ya que entre Benfica, Oporto y Sporting se reparten a cinco de esos jugadores, mientras que apenas Joao Félix y Trincao figuran como grandes apuestas en la Liga Santander, con permiso de Guedes en el Valencia.

Partidas de nacimiento curiosas

Españoles nacidos fuera

Por suerte, el fútbol fue tirando barreras y rompiendo fronteras, se ha convertido en un ecosistema globalizado. Buena prueba de ello son los múltiples jugadores que actualmente poseen doble nacionalidad. O, yendo un paso más allá, como hemos detectado en la base de datos de BeSoccer Pro, aquellos que son considerados españoles a pesar de haber nacido en el extranjero. Hasta 15 futbolistas diferentes se encuentran en esta tesitura. 

Dos de ellos confluyen en las filas del Barcelona. Ansu Fati, como bien es sabido, nació en Bisáu, pero a los seis años se trasladó a la localidad sevillana de Herrera. Y ya es internacional español. Su compañero Junior Firpo vivió una historia muy similar, puesto que nació en Santo Domingo (República Dominicana) y a la misma edad se fue a vivir con su familia a Benalmádena. En Primera División también tenemos el caso de Joselu: el delantero del Alavés nació circunstancialmente en Stuttgart, pero a los cuatro años regresó a Galicia, de donde es su familia. 

Dejamos en último lugar a Gabriel Paulista, quien meses atrás consiguió la nacionalidad española al cumplir los cinco años de residencia en España y poder jurar la Constitución. Natural de Sao Paulo, el central hispanobrasileño preferiría jugar a las órdenes de Luis Enrique que de Tite.

En la categoría de plata, Jair, central del Zaragoza, se crió en Villanueva de la Serena, pese a haber nacido en Sao Jorge de Arroios. Juan Cruz (Málaga) nació en Quilmes, pero sus orígenes se reparten entre Rincón de la Victoria y el barrio de Huelin. Cedric, hijo de un fan del Atlético, fue repatriado de Douala para probar en la cantera 'colchonera', donde se fogueó. Ahora juega cedido en el Albacete.

Louis Booker, del UCAM Murcia, vino al mundo en el territorio inglés de Sheffield. Kuki Zalazar, aunque suele entrenarse con la primera plantilla del Valladolid e incluso ya ha debutado en la élite, es miembro habitual del filial en Segunda B. El hijo del mítico José Luis Zalazar nació en Montevideo, pero pronto comenzó a hacer carrera en España. Una situación similar a la de su compañero de vestuario Sergio López, alemán de Remscheid cedido por el Castilla.  

Stevens Barreto, lateral del Yugo Socuéllamos, nació en Bogotá; el veterano Álex Geijo es un hispanosuizo nacido en Ginebra, misma circunstancia esta que la del guardameta del Racing de Santander Lucas Díaz; Manu, del Coruxo, es oriundo de la localidad suiza de Wetzikon; Bruno Herrera, ahora en el Lealtad tras probar fortuna en las canteras de Villarreal o Zaragoza, vino al mundo en Montevideo, si bien se marchó con tres años a Galicia de la mano de sus padres.

Extranjeros nacidos en España

A la inversa, nos topamos con 39 futbolistas que nacieron en España pero poseen otra nacionalidad. Hay un denominador común, Guinea Ecuatorial, país para el que pueden jugar hasta 11 jugadores de esta lista: Akapo (Cádiz), Akieme (Almería), Iban Salvador (Fuenlabrada), Luis Meseguer (Zamora), Saúl Coco (Las Palmas), José Miranda (Getafe B), Belima (SD Logroñés), Luariz (Arenas de Getxo), Jannick Buyla (UCAM Murcia), Esteban Orozco (UD Ibiza) y Óscar Siafá (Laredo). 

Encontramos a cuatro marroquíes, Youness (Murcia), Mizzian (Betis Deportivo), Ander El Haddadi (Calahorra) y Nabil Touaizi (Espanyol B), y el mismo número de dominicanos: Tano Bonnín (Hércules), Fran (Peña Deportiva), Luis Quezada (Cádiz) y Júnior (DUX Internacional de Madrid). También hay un par de rumanos, como Lupu (Nàstic) y Tirlea (Alavés B); de angoleños (Ramalho, Osasuna, y Brian Thaylor, Portugalete); de cameruneses (De Baunbag, Langreo, y Aldo One, L’Hospitalet) y de argentinos (Juan Agüero, Villarreal B, y Benjamín Garay, Unionistas).  

A partir de ahí, esta particular torre de Babel añade 11 nacionalidades más: Albania (Balliu, Almería), Azerbaiyán (Eddy Silvestre, Albacete), Bosnia y Herzegovina (Kenan Kodro, Valladolid), Escocia (Jack Harper, Villarreal B), Gambia (Nuha, Recreativo Granada), Guinea-Bisáu (Djaló, Lugo), Cabo Verde (Raly Cabral, SD Leioa),  Honduras (Jona, Alcoyano), Islandia (Diegui Johannesson, Oviedo), Kenia (Athuman, Las Palmas) y Senegal (Sekou Gassama, Fuenlabrada). Por último, queda el caso tan sui géneris de Alexander Rodríguez-Caso Schwarz, más conocido como Álex Rodríguez, quien nació en Sevilla, pero que además de la española posee las nacionalidades alemana y sueca. Milita en el Portugalete. 

BeSoccer Pro

BeSoccer Pro

noticias 509 RANK 31
lecturas 5M RANK 25
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook