noscript image
GooglePlay Logo AppStore Logo

OFICIAL: Bartomeu dimite como presidente del Barcelona

Pin Bartomeu deja la presidencia del Barcelona. EFE
Bartomeu deja la presidencia del Barcelona. EFE

OFICIAL: Bartomeu dimite como presidente del Barcelona

Josep Maria Bartomeu, de la mano de su directiva en bloque, toma la decisión dejar la presidencia del FC Barcelona. Él y el resto de responsables de la cúpula 'culé' no veían con buenos ojos someterse a una moción de censura tras recibir luz verde la celebración de la misma para el 1 y 2 de noviembre. "Decisión serena, meditada y consultada, es la dimisión como presidente y de toda la Junta Directiva actual del FC Barcelona". Palabras del propio Bartomeu este martes noche. Se abre un nuevo escenario tras meses de crisis institucional.

Se acabó. Josep Maria Bartomeu renuncia como presidente del Barcelona. Había una reunión de la Junta Directiva convocada para el 27 de octubre que tenía por objeto analizar la inminente moción de censura, después de que la Generalitat autorizara la celebración de la misma y al día siguiente de que tuviera lugar otro cónclave del que el ya ex presidente salió sin intención, al menos públicamente, de cesar de sus funciones.

Toda vez que el Gobierno catalán confirmó el 1 y 2 de noviembre como fechas ideales, días que la directiva quería evitar, el presidente emprende su marcha según avanzó el periodista Marçal Llorente, afín al presidente, y señalaron medios 'Sport' y 'Mundo Deportivo'. Ahora se abre un periodo en el que una Comisión Gestora, liderada por el presidente de la comisión Económica del club, Carles Tusquets, tendrá como máximo 90 días para convocar las elecciones desde que sus miembros hayan tomado posesión del cargo.

"Pedíamos a la Generalitat cobertura legal, la misma que pidieron ellos al Gobierno central. Han decidido no dar lo mismo que han pedido. Han optado por lavarse las manos en una situación que les resulta incómoda", declaró Bartomeu en la comparecencia que dio tras conocerse la noticia de su dimisión.

La ya ex dirección del club supuestamente sí aceptaba que el voto de la moción tuviera lugar, pero más adelante. No estaban de acuerdo, tal y como informaron varios medios como 'Sport' o 'Ara', en que, mientras se pedía a los ciudadanos que se quedaran en sus casas por la pandemia del coronavirus, se impulsara una votación. Una justificación para no someterse al referendum del socio, con motivos para la preocupación y la crítica tras los últimos pasos de la entidad en lo deportivo, lo económico y lo institucional.

"Haciendo un símil hemos ganado la Liga y esperamos ganar la Champions, que sería gestionar el club. Lo mejor para el Barça es que entre aire fresco, que comience una nueva era. Cualquier persona que quiera dirigir este club tiene que estar preparada para afrontar riesgos, y no tendríamos problemas en asumir las cuentas, tenemos los avales preparados. Creo que Bartomeu ha hecho lo mejor para él, para el club y para los socios", dijo Jordi Farré, promotor del voto de censura, en 'Catalunya Ràdio'.

Marc Duch, de 'Més Que Una Moció', dijo en el mismo medio: "Debemos felicitarnos todos los socios por lo que representa que una moción de censura prospera. Es indudable que dimitirá por el voto de censura, la tensión que le ha generado la aceleración del 'timing' del proceso deriva en ello. Tenemos que felicitarnos porque haya prosperado un mecanismo democrático. Los votos de censura se hacen para ganarlos, y con ello, para hacer que salga la Junta Directiva. El cuerpo nos pedía votar porque estábamos convencidos de obtener una victoria aplastante, pero lo damos por bueno".

En la moción de censura, haría falta que al menos el 66,6% de los votos fuera en contra de Bartomeu para garantizar su salida. El hasta ahora jefe azulgrana era consciente de que tenía las de perder y ese podría ser otro motivo para abandonar su cargo. 

Su dimisión llega tras una temporada muy a la baja del Barcelona y una tendencia negativa general. El insuficiente rendimiento ofrecido sobre el terreno de juego ha ido acompañado de decisiones institucionales que incluso Leo Messi, emblema del equipo, puso en tela de juicio en público.

Bartomeu, con dos directivos

Lío en el campo, lío en los despachos

La campaña 2019-20 del club no salió nada bien. Con Ernesto Valverde a los mandos, parecía que los jugadores no terminaban de conectar, así que la directiva decidió prescindir de él. Pero lo hizo dejando, de camino, una terna de candidatos que fueron filtrándose a la prensa. Una imagen que creó dudas.

Una sensación de planificación a la carrera en lugar de apostar por la calma que derivó en la llegada de Quique Setién. Abanderado del estilo de toque siempre implementado en el Camp Nou, protagonizó uno de los mayores fracasos de los últimos tiempos: el 2-8 ante el Bayern. Tras el maremoto, Koeman fue la última apuesta para resurgir el color azulgrana de sus cenizas.

Pero el baile de nombres no se dio solo en el banquillo. Otro episodio que empeoró la fama de la directiva de Bartomeu se dio en el mercado invernal. Tras la lesión de Dembélé, hacía falta encontrar a un nuevo jugador en España y, después de que muchos candidatos fueran solo eso, candidatos, el elegido fue Braithwaite, del Leganés, por el que se pagó 18 millones de euros, su cláusula de rescisión.

Ernesto Valverde y Quique Setién

A nivel directivo, también hubo cambios bruscos. Éric Abidal dejó su puesto en la secretaría técnica porque, como él mismo confirmó en su carta de despedida, no se le escuchó cuando proponía cambios. Un jugador que fue importante en el Barcelona que, al amparo de Bartomeu, acabó marchándose por la puerta de atrás con un desencuentro con Messi como recuerdo desagradable.

Y es que Leo fue otro golpe más al ex presidente. Durante el mercado de fichajes veraniego, intentó dejar el club de sus amores vía burofax y provocó un terremoto mediático internacional. En la entrevista en la que confirmó que se quedaba, explicó que, si no rompió su contrato, fue porque no le dejaron. De paso, surge una nueva pregunta: ¿es posible ahora la continuidad de Leo Messi sin Bartomeu y su equipo al frente?

A Bartomeu también se le achaca la pérdida de pujanza deportiva, el adiós de Neymar y el no poder recuperarlo, el 'BarçaGate' y las supuestas campañas lanzadas en redes sociales contra los jugadores y una relación con el vestuario cada vez más deteriorada, como ya confirmó Piqué justo antes del 'Clásico'. La gestión de la pandemia y las pérdidas millonarias por culpa del coronavirus son losas sobre Bartomeu, que llegó al cargo en enero de 2014 siendo entonces vicepresidente como sustituto de Sandro Rosell, que dimitió tras estallar el 'caso Neymar. En el Siglo XXI, ya van tres presidentes del Barcelona que han dimitido, los dos nombrados anteriormente y Joan Gaspart, ex mano derecha de Josep Lluis Núñez.

Estos acontecimientos marcan la despedida de Bartomeu. Cuatro ligas, cuatro Copas del Rey, dos Supercopas de España, una Champions League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes, el legado de un dirigente que quedará para siempre con la espina de su desconexión con el equipo y la afición clavada.

Josep Maria Bartomeu, quitándose una mascarilla

David Caravaca

David Caravaca

noticias 934 RANK 23
lecturas 2M RANK 29
Más noticias del autor

Follow BeSoccer on Facebook